Empresa

El nombre que se esconde tras el imperio Victoria’s Secret

el-nombre-tras-victorias-secret
Escrito por Lara Olmo

Redefinió la lencería para convertirla en algo lujoso y deseable. Hablamos del enigmático empresario que se esconde tras la firma Victoria’s Secret.

Huye de los focos y de la prensa, es introvertido y se conoce muy poco de él, y además es el CEO multimillonario de un imperio textil. Bien podríamos estar hablando de Amancio Ortega, pero en realidad se trata de Leslie Les Werner, el hombre que ha redefenido el mercado de la lencería y que se esconde tras la firma de lencería Victoria’s Secret.

Su carácter enigmático le ha servido, como le ocurre al empresario gallego, a agrandar una leyenda que sólo con las cifras de su empresa, L Brands, ya debería estar justificada. Esta es la matriz de las tres marcas de lencería que se reparten casi la mitad de los 13.200 millones de dólares que genera este mercado en Estados Unidos: Victoria’s Secret, Pink y La Senza.

En aquel país Lex es toda una institución y apenas da entrevistas (más puntos en común con el dueño de Zara). Ahora acaba de hacer la excepción con Forbes, a la que ha concedido unos minutos de su tiempo en la sede central de L Brands en Columbus, Ohio.

Trucos para ahorrar de los millonarios

Este empresario, de 77 años, tiene una fortuna que alcanza los 6.200 millones de dólares y figura en el número 80 de la lista Forbes 400. Continúa en activo al frente de un imperio que arrancó con apenas 20 años y que en sólo 10 ya le había hecho multimillonario. Con 50 años llegó a dirigir más de una docena de empresas, cinco de las cuales vendían 1.000 millones de dólares anuales o más (entre ellas Abercrombie & Fitch).

Acabó desprendiéndose de casi todas y se quedó con Victoria’s Secret, una marca que ha traspasado las fronteras de Estados Unidos gracias en gran medida a inteligentes estrategias de marketing, como el archiconocido desfile Victoria’s Secret Fashion Show.

Éste se ha convertido en un espectáculo de repercusión mundial que trasciende el mundo de la moda y que ven cerca de 10 millones de espectadores de 192 países distintos.

Entre patrocinios y publicidad (las marcas llegan a pagar hasta 200.00 dólares por un anuncio) el desfile de Victoria’s Secret se ha convertido en una máquina de hacer dinero y en un escaparate global para la marca. Por eso el 2016 se ha organizo en Londres, la primera vez que salía de Estados Unidos.

Las 2.949 tiendas de Victoria’s Secret que tiene L Brands en propiedad (dos de ellas en Londres) venden más de 11.000 millones de dólares en prendas íntimas al año. A estas hay que sumarles 600 tiendas franquicias en Asia. El 99% de todas ellas obtuvieron ganancias en 2013 y los márgenes operativos de Victoria’s Secret son del 17%, triplicando la media del sector.

Como Inditex, L Brands también cotiza en Bolsa. En 2016 sus acciones se han disparado un 11% y durante los últimos cinco años ofrecen un retorno total de casi el 500%, más que casi cualquier otro minorista en América del Norte.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.