Empresa

El método tres “T” para saber si un negocio tendrá éxito

nuevas ideas

Las empresas que pasan la prueba de las tres “T” son más propensas a conseguir financiación y, en definitiva, a tener éxito. Te explicamos en que consiste el método tres “T” y cómo puedes aplicarlo a tu idea de negocio para saber si te dará una fortuna.

Ryan Holmes es el fundador y CEO de Hootsuite y un business angel. Empezó su trayectoria en el mundo de los negocios vendiendo su exitosa startup a los inversores, y ahora es él el que compra las ideas invirtiendo en negocios de jóvenes emprendedores.

Tras estar en ambos bandos, Holmes ha dado con un método clave para saber si un negocio tendrá éxito: el método de las tres “T”. Las empresas que pasan esta prueba son más propensas a conseguir financiación y a tener un futuro exitoso.

En muchos casos se trata de un claro delimitador entre una startup con un futuro prometedor y otra que está abocada al fracaso y, como explica Holmes en Medium, no es ningún misterio.

5 consejos con los que ser un emprendedor de éxito

Consiste en preguntarse si el negocio tiene tres elementos cruciales para el éxito: Talento, Tecnología y Tracción.

Talento

Como-encontrar-candidatos-sin-publicar-oferta-de-empleo

Según el CEO de Hootsuite, abundan las ideas de negocio fantásticas, pero faltan grandes ejecutores para ponerlas en práctica correctamente. Por ello, lo primero que hace es evaluar al emprendedor y a su equipo.

Para empezar, el empresario busca a personas completamente entregadas a sus ideas, no concibiéndolo como un mero negocio secundario o una opción entre mil. “Necesitamos dedicación a tu causa, como si fuera un culto. Los días entre semana y en fin de semana no se diferencian“, explica el empresario. “Un buen emprendedor tiene que estar dispuesto a jugar muhcos roles distintos, desde persona de ventas y diseñador hasta representante de atención al cliente e incluso friega platos“, explica.

No obstante, hay algo que prima sobre todo lo demás: la habilidad del emprendedor de encontrar siempre una solución y una manera de hacer las cosas, en vez de pasarle la responsabilidad a otro.

Tecnología

lo mejor y lo peor del año en tecnología

Si Holmes escucha una idea fantástica y al final de la presentación el emprendedor alega que solo necesita encontrar a alguien para encargarse de la parte tecnológica lo descartará de inmediato.

La tecnología detrás de una idea de negocio no es algo secundario, es igual de importante o más que la idea en sí. “Detrás de todas estas herramientas y plataformas que damos por hecho – desde redes sociales hasta Uber y Airbnb – hay una tecnología revolucionaría que cambia las reglas del juego“, explica Homes.

La clave está en tener a una persona en el equipo que se encargue de los aspectos técnicos, y a otro que se encargue de lo demás. De esta manera Holmes sabe que está frente al futuro CTO y CEO, convirtiendo la idea en algo viable.

Tracción

emprendedores-espanoles

Al final por muy buena que sea una idea los emprendedores siempre tienen que hacer frente a dos preguntas: ¿tienes clientes? ¿cuánto dinero has ganado?

Si la gente está dispuesta a elegir tu app, widget o servicio frente a las innumerables opciones que hay ahí fuera, quiere decir algo“, asegura Holmes explicando que los inversores son más propensos a apostar por una idea que funciona en la práctica que una que queda bien por escrito. Gran parte de la tracción consiste también en tener un plan viable para correr la voz entre los consumidores.

Eso sí, nunca podemos saber nada a ciencia cierta y, como admite Holmes, el método no es infalible. Hay empresas que cumplen la regla de las tres “T” y fracasan, e incluso el propio empresario pasó de invertir en Uber porque no cumplía los requisitos, y mira donde han llegado. No obstante, si te apuntará en la dirección correcta y aumentará tus posibilidades de éxito. Recuerda, no hay grandes ideas, sino grandes ejecutores.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.