Empresa

El gran debate: ¿es justo tener a un becario sin cobrar?

becario sin salario

Las redes se han revolucionado ante los comentarios de Jordi Cruz acerca de las prácticas sin remuneración; ¿realmente es justificable tener a un becario sin cobrar?

Todas las mañanas Julia llega a las 9 a la oficina y trabaja todo el día hasta las 7 de la tarde, con un pequeño descanso para comer. Su compañera Laura tiene exactamente el mismo horario y comparten las mismas tareas, lo que a menudo les lleva a trabajar juntas. Sin embargo, un pequeño matiz les diferencia: Laura todos los meses ve un ingreso de nómina en su cuenta, y en cambio Julia se ve obligada a pedirles la paga otro mes más a sus padres. ¿La única razón? Julia es becaria y Laura no.

Recientemente se desencadenó un debate intenso debate en las redes sociales debido a los comentarios de Jordi Cruz defendiendo las prácticas sin remuneración en el sector gastronómico. El mismo hizo alusión al privilegio que era trabajar como stagier en algunas cocinas, como la de Martín Berasateguiy poco le faltó para decir que los aprendices incluso deberían pagar por ello.

El cocinero explicó que los estudiantes también suponían una ventaja: “Podría tener solo a 12 cocineros contratados y el servicio sería excelente, pero si puedo tener a 20, será incluso mejor” explicó Cruz “las dos partes ganan. Es un ‘tú me das tus manos y yo te enseño” añadió.

Dichas afirmaciones me dejaron atónita; básicamente, no sólo pretende que una persona invierta su tiempo y energía en incrementar los beneficios de un negocio sin recibir remuneración económica, ¿sino que encima ha de concebirlo como un favor?

Así, la remuneración justa de un becario se debería dividir en dos elementos: el salario y la formación; si no obtiene un porcentaje decente de ambas cosas no se denomina beca, sino abuso.

pablo echenique becario sin cobrar

Si bien es cierto que la empresa debe dedicar tiempo a guiar al recién llegado, indudablemente ve beneficio económico gracias a esfuerzo de dicho individuo, ¿realmente es un gana gana si uno recibe ingresos y el otro no? ¿o se trata más bien de un aprovechamiento injusto? Al fin y al cabo es mano de obra y valor para el negocio.

Tomemos de nuevo el caso de los restaurantes Michelin, donde entre el 50% y el 80% de la plantilla son aprendices, ¿cuánto se estarán gastando y cuánto estarán ganando? ¿El objetivo realmente es proporcionar una formación de calidad o ahorrar en gastos? Si una cocina puede funcionar con tal cantidad de becarios, ¿no estarán aportando mayor valor a la empresa que la compensación que obtienen por ello?

En 2015 España se sitúo como el segundo país con más estudiantes en prácticas de Europa, entre los cuales un 70% aseguró que la remuneración que recibían uno era suficiente para cubrir sus necesidades básicas. Ante tales datos la OCDE advirtió que existía un riesgo de abuso de la figura del becario, cuya función es “facilitar la transición” entre la escuela o universidad y el mercado laboral, aportando un beneficio a ambas partes.

Una beca debe mostrarle al aprendiz cómo es el mundo laboral: ¿acaso el salario no es uno de los elementos esenciales de un empleo? ¿Que tipo de experiencia de trabajo habrá tenido, si falta una pieza básica?

Cómo dar el paso de becario a contrato indefinido

Gran parte de la productividad y los resultados del trabajador provienen de su motivación, ¿acaso no es un privilegio para la empresa tener la oportunidad de formar y contar con dicho talento? ¿o aquí sólo da las gracias el becario? ¿qué tipo de incentivo es ese?

Incluso en numerosas ocasiones el becario se encuentra con que si quiera cuenta con la formación. He dado con publicistas que se han dedicado a limpiar cocinas y baños; recién graduados en marketing que se han negado a vaciar la papelera de su jefe ya que, a falta de salario, decidieron conservar su dignidad; estudiantes de Derecho y ADE que tras insistir en que no tenían tarea, se han rendido y pasado 6 meses sentados en la oficina preparándose para su próximo examen e incluso agotando los innumerables contenidos de Netflix.

Contratar a un becario es un compromiso, cíñete a darle una formación decente y trato justo, enseñándole a valorarse como gran trabajador que puede llegar a ser. Aquí el privilegio es mutuo, ¿o acaso los jóvenes en la oficina sólo sirven para calentar la silla?

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!