Empresa

El Gobierno podría reconocer el derecho a desconectar del trabajo

Escrito por Eduardo Álvarez

El Ministerio de Empleo admite que está valorando la posibilidad de copiar a Francia y reconocer la llamada “desconexión digital” de los trabajadores fuera de su horario laboral.

Más allá de los grandes titulares y las ruedas de prensa multitudinarias, la política es un partido que se disputa día a día en el Parlamento. Allí, los representantes del Gobierno y la oposición se interpelan a diario sobre diversas cuestiones. De vez en cuando, hay información relevante, como el reconocimiento explícito del Gobierno de que está valorando reconocer a los trabajadores el derecho a la desconexión digital.

Así es como se ha bautizado este derecho tras su aprobación en Francia, país en el que el Ejecutivo dirigido por François Hollande ya lo reconoció hace varios meses. Ahora es el Ministerio de Empleo, gracias a una pregunta del diputado Carles Campuzano quien se sube al carro de esta legislación.

“La Secretaría de Estado de Empleo está estudiando la posibilidad de una regulación que reconozca el derecho de los trabajadores a la “desconexión digital” de su empresa, una vez finalizada su jornada laboral” han sido las palabras exactas.

De aprobarse, significaría que todos los trabajadores podrían apagar el móvil de empresa o ignorar los correos electrónicos y comunicaciones profesionales cuando éstas se produzcan fuera de su horario laboral.

El principal inconveniente de esta medida es que, de no contemplarse sanciones contra las empresas incumplidoras, quedaría en papel mojado. Ya ocurre en Francia, donde se reclaman medidas contra las corporaciones que exigen a sus empleados disponibilidad horaria completa para gestionar asuntos que no son urgentes.

Si tienes uno de estos trabajos, busca alternativas porque van a desaparecer

La evolución tecnológica posibilita ya estar permanentemente conectado a través del móvil, el portátil e incluso el smartwatch. Estar localizable no tiene por qué significar una obligación para el trabajador, que renuncia a su descanso en caso de atender, por ejemplo, correos electrónicos.

Más allá del reconocimiento de esta circunstancia por parte del Gobierno, no hay muchos más detalles concretos. Sólo una propuesta de ley del grupo catalán de En Comú Podem alumbra la posible aprobación de una ley que choca frontalmente con las medidas aprobadas en material laboran durante los últimos años.

Vía | El Mundo

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez