Empresa

El factor clave (y cada vez más) para triunfar en la industria tecnológica

Escrito por Lara Olmo

La clave para diferenciarse y tener éxito en un mercado saturado por la oferta tecnológica en realidad tiene muy poco que ver con lo técnico y sí mucho con el factor humano.

Hoy en día cuesta pensar que una idea, por compleja o alocada que parezca, no pueda materializarse. El avance de la tecnología permite que casi cualquier cosa que imaginemos tome forme y se haga realidad en cuestión de días, si no horas. Además, con el abaratamiento de costes y la accesibilidad de miles de herramientas, ni siquiera hace falta tener grandes conocimientos técnicos para sacarla adelante.

Con este panorama, la innovación tecnológica ha dejado de ser terreno de unos pocos y la oferta se ha multiplicado. En cuanto sale una aplicación novedosa o un servicio diferente, le falta tiempo a la competencia para copiarlo y lanzar algo similar. Por eso  cada vez es más difícil diferenciarse.

Si el terreno de la innovación y los avances tecnológicos ha dejado de ser algo exclusivo, ¿qué alternativas les quedan a las empresas para ganar cuota de mercado o tener éxito? En realidad, algo muy humano y que lleva entre nosotros desde el principio de los tiempos: la empatía.

No se trata pues de intentar lanzar productos o servicios innovadores sin ton ni son, sino de apostar por la tecnología más revolucionaria pero, eso sí, siempre y cuando responda a lo que los consumidores realmente necesitan.

A veces resulta más fácil averiguarlo que otras. Cuando un  producto o servicio ya está en el mercado, basta con preguntarles su opinión a los usuarios, que nos den feedback, para enfatizar lo que se está haciendo bien y reconducir los errores. Pero otras veces no es tan sencillo, ya que ni siquiera ellos saben que necesitan algo que aún no existe.

Los 10 mandamientos para aunar innovación y creatividad en tu empresa

Incluso en esos casos, como cuando los emprendedores tecnológicos quieren anticiparse a las tendencias, lo primero que hacen es escuchar al usuario. Apuestan por una estrategia básica y tradicional de “customer centric”, que no es más que poner el foco en el cliente, en lo que él necesita o quiere. Para ello consultan a sus potenciales usuarios durante todo el proceso de desarrollo de producto, y no sólo al final, con técnicas de focus group y similares, y analizando todos los datos que estos pueden ofrecer.

Esto fomenta la innovación, ya no sólo entre las startups, que de por sí son empresa nuevas que la llevan en su ADN, sino en las grandes corporaciones o “big techs”.

La escucha humana suele brillar por su ausencia en la industria tecnológica porque es mucho más fácil dejarse llevar por el afán de innovación. Los diseñadores y desarrolladores pierden la perspectiva crítica y sacrifican la experiencia de usuario por ofrecer un producto rompedor que en el fondo no satisface plenamente al cliente.

Upselling, la forma casi mágica para vender más y mejor a tus clientes

Además no hay que olvidar que el mercado laboral al que nos dirigimos, con millennials que abandonan las empresas en una media de tres años, y con empleados TIC y marketeros cuya rotación también es muy alta, no podemos dejar el desarrollo de producto en manos de los empleados, que no será los mismos en el futuro. Los que siempre van a estar ahí, si sabemos darles lo que quieren, son lo clientes.

Vía | Techcrunch

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.