Empresa

El exempleado machista de Google denuncia a la compañía por su despido

empleados google cobran tanto dejando compania

El absurdo máximo: el extrabajador de Google expulsado por sus comentarios machistas y retrógrados ahora denuncia a la empresa por discriminarle por ser ¡un hombre blanco y conservador!

En un mundo que lucha por la igualdad plena entre hombres y mujeres, resulta paradigmático que se sigan sucediendo situaciones casi de comedia absurda, como la vivida en el seno de la todopoderosa Google. Seguro que nuestros fieles lectores recuerdan el escándalo acontecido hace unos meses, cuando un exingeniero de la multinacional firmó un polémico memorando en el que explicaba la desigualdad de género en la industria tecnológica por causas biológicas.

Este argumento, propio del ideario más rancio y basado en cero evidencias científicas, le sirvió al insensato de James Damore su despido fulminante de Google en agosto. La compañía, envuelta en esta crisis de reputación pública, decidió su salida por haber perpetuado los estereotipos de género y haber faltado al respeto a todas sus compañeras en la organización.

Pero si pensaban que el caso se había quedado ahí, están más que equivocados. Ahora es el extrabajador el que ha denunciado a Google por su despido, aludiendo a que fue él el discriminado por ser un hombre blanco con opiniones políticas conservadoras.

La discriminación sexual en Silicon Valley

Sí, han leído bien: un hombre blanco se queja de haber sido discriminado en un país donde los afroamericanos y otras minorías siguen cobrando mucho menos que esos sujetos de tez más pálida. Máxime, el hombre que ha faltado al respeto a la mitad de la población del mundo apela a que se deben respetar sus (particulares) ideas, no sólo respecto a las mujeres sino de apoyo al programa racista del presidente Donald Trump.

No es de extrañar que Damore haya contratado a un alto abogado del Partido Republicano, el mismo que soporta a Donald Trump en la Casa Blanca, para representarle en esta extravagante demanda. Una denuncia que incluso apela a una suerte de conspiración interna o caza de brujas al apelar a que Google mantiene una “lista negra” de personas conservadoras de la arena pública y los medios de comunicación que no son permitidos dentro de las oficinas de la firma.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.