Empresa

El declive de HTC podría obligarle a vender su departamento de VR

HTC Vive
Escrito por Marcos Merino

Deshacerse de la gran apuesta de la compañía, encarnada en el HTC Vive, podría ser la solución para remontar sus malas cifras.

Muchos aún recordamos la época en que el fabricante taiwanés de smartphones HTC se situaba entre los primeros puestos de la industria. En 2002, gracias a un acuerdo con Microsoft, se convirtió en el principal fabricante de teléfonos con sistema operativo Windows y, cuando los vientos tecnológicos empezaron a cambiar, en 2008 se convirtió también en la primera compañía en lanzar al mercado un smartphone basado en Android. Sin embargo, en los últimos 6 años, el valor de la compañía se ha reducido en un 95%, hasta apenas alcanzar los 1.600 millones de euros (al tiempo que su cuota de mercado caía por debajo del 2%).

Cher Wang, cofundadora y accionista mayoritaria de la compañía, se convirtió en 2015 en la nueva CEO de HTC, pero ha sido incapaz de frenar las pérdidas, y la pérdida del valor de las acciones ha llegado a hacerle perder su posición como mujer más rica de Taiwán. Por todo ello, ahora HTC está valorando sus opciones de futuro, que pasan desde independizar su área de negocio vinculada a la realidad virtual hasta llevar a cabo una venta completa de la compañía. Según Bloomberg, con este fin se habrían llevado a cabo ya contactos con otras grandes empresas tecnológicas como la propietaria de Google, Alphabet.

Si al final HTC se deshace de su departamento de realidad virtual (que gira en torno a su kit HTC Vive, desarrollado con ayuda de Valve, y del que han vendido más de 190.000 unidades a lo largo del primer trimestre de este año, según IDC), supondría un notable volantazo con respecto a los planes de futuro trazados hasta ahora por la compañía: “El de la realidad virtual es un tren al que teníamos que subirnos”, sostenía hace 2 años el director de producto de HTC España, un año antes de que la compañía anunciara la inversión de 100 millones de dólares en startups centradas en dicha tecnología.

Si HTC optara por desandar el camino recorrido y volver a centrarse en los smartphones, tendría que hacer frente a una complicada situación, que Ramón Llamas (responsable de investigación de IDC para el mercado móvil) definió en estos términos: “Apple y Samsung dificultan a HTC permanecer en la gama alta, y los fabricantes chinos le dificultan dominar la gama baja y media“. Por ahora, el futuro de la compañía pasan por su modelo insignia U11 y por un acuerdo con Google para convertirse en el fabricante del Pixel.

Vía | Bloomberg

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.