Empresa

El CV anónimo: así evita IKEA el machismo o racismo en sus procesos de selección

Amazon lanza un órdago a Ikea con Rivet, su nueva marca de muebles y decoración

IKEA está testando en Madrid y Sevilla un sistema de CV anónimos para evitar sesgos subjetivos relacionados con el sexo del candidato, su nacionalidad, edad e incluso la belleza mostrada en su fotografía.

A la hora de contratar a alguien, muchos factores entran en juego: experiencia, conocimiento del sector, contactos en la industria, certificaciones, formación académica, etc. Pero, al mismo tiempo que el experto en recursos humanos examina todos estos parámetros, también se ve afectado -más o menos conscientemente- por otras variables de más dudosa moralidad: el sexo del candidato, su nacionalidad, edad e incluso la belleza mostrada en su fotografía.

Sesgos completamente ajenos al rendimiento potencial del trabajador y que llevan a fenómenos tan lamentables como el machismo o el racismo y éstos, a su vez, a la menor representación de mujeres y otras minorías en determinados sectores de actividad, como el tecnológico.

Para evitar este filtro involuntario (o al menos eso queremos creer) en los procesos de selección, cada vez más empresas apuestan por el uso de CV anónimos que omitan toda esa información personal y dejen el juicio final en manos de lo que verdaderamente importa: las capacidades del profesional para tener éxito en un determinado puesto de trabajo.

En España, IKEA ya ha puesto en marcha un proceso de selección ‘anónimo’, aún en fase de testeo en Madrid y Sevilla, de la mano de la consultora The Key Talent. Dicho procedimiento elimina del currículum toda referencia personal -nombre, apellidos, sexo, nacionalidad, edad e incluso fotografía-, propiciando, así, que únicamente se evalúen las capacidades del candidato. En la primera semana de su puesta en marcha se registraron más de 300 profesionales y, de las 18 entrevistas realizadas, 15 personas ya han sido incorporadas a la plantilla de IKEA. Se trata de una tasa de éxito superior al 80%.

Solo un 8% de las empresas obligadas por ley a contar con plan de igualdad lo tiene

Aun así, todavía queda mucho camino por recorrer en este aspecto, ya que son varios los colectivos que continúan luchando contra las barreras discriminatorias. Por ejemplo, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del último trimestre del año 2017, se conoce que las mujeres tienen una tasa de actividad más baja que los hombres (46,6%) y, además, una tasa de desempleo mayor (51,7% de las mujeres contra un 48,3% de los hombres).

Además, la edad también supone un gran escollo para muchas personas a la hora de encontrar trabajo. Casi la mitad de los jóvenes de 25 años está en paro, según el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España.

Algo similar ocurre con los parados mayores de 55 años, de los que un 61% no ha sido ni siquiera llamado para realizar una entrevista de trabajo, tal y como explica una encuesta realizada por Fundación ADECCO. A pesar de buscar empleo de manera activa, estos dos perfiles de edad todavía son un inconveniente contra el que deben luchar.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.