Empresa

El color, la temperatura y la luz que tu espacio de trabajo necesita

airbnb-valoradaen-31-mil-millones-dolares

Color

Los marketeros los saben bien porque su trabajo consiste en despertar emociones en el consumidor, pero este no es el único ámbito en el que el color juegan un papel fundamental. Hace tiempo que la psicología le dio al factor cromático el papel que merece como elemento motivador de sensaciones.

Nuestro cerebro reacciona de formas distinta a los diferentes colores, y esto conviene conocerlo en función de las emociones y el estado anímico que queramos provocar en nuestro empleados. El rojo es, por excelencia, el color de la energía, el de la fuerza y el valor. Por eso es interesante utilizarlo (o variantes de otros colores cálidos, como el naranja) de forma proporcionada y sin excederse, porque causaría un efecto contrario, de agresividad y estrés. De ahí que se no sea recomendable para una sala de reuniones, por ejemplo.

Herramientas para gestionar y reservar espacios de coworking

La viveza del amarillo genera ambientes dinámicos y estimulantes, y es muy práctico para espacios pequeños y oscuros porque los ilumina y agranda. Aunque le pasa un poco como al rojo: usado en demasía puede resultar estridente.

Si por el contrario buscan crear un ambiente de confort, seguridad y más relajado, el verde y el azul son perfectos. Son colores que transmiten un efecto tranquilizador para la mente y son sinónimo de honestidad y autoridad, sobre todo el azul. De ahí que esté presente en la mayoría de logos de las redes sociales o productos de alta precisión y tecnológicos.

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.