Empresa

El color de la ropa en una entrevista de trabajo importa

esperando a entrevista de trabajo

Es importante saber cómo vestirse para una entrevista de trabajo, un estudio reveló que incluso el color de las prendas influía en la imagen que transmites al reclutador. Hoy te contamos qué significa cada color en una entrevista de trabajo.

Saber cómo vestirse para una entrevista de trabajo es primordial. Mientras que la ropa que lleves realmente no influye en lo bueno que seas en tu trabajo, tu imagen personal muchas veces influirá en la opinión que tenga el reclutador de ti. En las entrevistas de trabajo las primeras impresiones pueden ser decisivas, y muchas veces la famosa expresión “no juzgues a un libro por su portada” queda en el olvido.

Otros consideran que vestir adecuadamente para una entrevista de trabajo también es una muestra de interés por el puesto, reflejando un mayor esfuerzo. Puedes estar más o menos de acuerdo, pero lo cierto es que tienes que escoger bien tu ropa para una entrevista.

Un estudio llevado a cabo por Career Builder demostró que hasta el color de la ropa que llevemos a una entrevista de trabajo importa. Participaron un total de 2.099 reclutadores y expertos de RRHH procedentes de diferentes industrias. Los resultados revelaron que debes coger un color u otro según la imagen que quieras dar.

  • Azul: buen trabajo en equipo.
  • Negro: liderazgo.
  • Gris: capacidad de análisis/lógica.
  • Blanco: organización.
  • Marrón: dependencia.
  • Rojo: poder.
  • Verde, amarillo, naranja o morado: creatividad.

El azul fue el color más recomendado por los profesionales (23%), seguido por negro (15%). El peor color de ropa para una entrevista de trabajo resultó ser naranja, ya que muchas veces se asocia con la falta de profesionalidad.

Una de las claves para ir bien vestido a una entrevista de trabajo es optar por colores neutros, y combinarlos cuando sea posible. Así, procura no llevar ropa demasiado ajustada u holgada.

10 cosas que jamás deberías decir en una entrevista de trabajo

También es importante cuidar los detalles: no vayas con ropa arrugada, y menos aún sucia, y elige bien los accesorios. Muchos reclutadores recomiendan evitar llevar accesorios demasiado grandes y llamativos ya que pueden distraer a la contraparte.

Por lo demás, intenta adaptarte al estilo de la empresa. Si hay un ambiente muy casual tal vez no querrás ir en traje, pero eso no quiere decir que puedas ponerte cualquier cosa. Puedes arreglarte de una manera u otra según el estilo de la empresa donde quieras trabajar.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.