Empresa

¿El brainstorming es tan eficaz como creemos?

brainstorming trabajo en equipo

El origen de la lluvia de ideas para pensar soluciones en equipo se remonta a 1950. No obstante, algunos estudios demuestran la ineficacia del ‘brainstorming’.

La popular técnica del ‘brainstorming’ para pensar ideas fue creada por el publicista Alex Osborn. Estableció las reglas para un buen brainstorming: lanza todas las ideas posibles, independientemente de lo descabelladas que sean, usando las sugerencias para crear más, y no critiques al resto.

A día de hoy la técnica es comúnmente empleada en equipos de trabajo para encontrar soluciones a problemas y crear nuevos proyectos. Su firmeza y popularidad parece convertirlo en una teoría irrebatible.

Sin embargo, numerosos estudios afirman que el brainstorming es una técnica ineficaz. Las investigaciones llevadas a cabo en la materia descubrieron que los grupos que intentaban generar ideas conjuntamente no sólo sugerían menos propuestas, sino que además eran de peor calidad que si se pensaran individualmente.

Esta perdida de productividad tiene varias explicaciones. En primer lugar, cuando varias personas trabajan juntas las ideas se contagian. Es decir, en cuanto un miembro propone una solución, el resto del grupo comenzará a pensar de manera similar. En cambio, si trabajan por separado cada individuo adoptará su propio planteamiento único, generando más ideas.

Esto no quiere decir que haya que descartar la técnica del brainstorming por completo, pero si demuestra que ha de llevarse a cabo de distinta manera. Juntar a varias personas en una sala para llegar a una solución conjunta no funciona.

Las 8 mejores técnicas para gestionar mejor tu tiempo y el de tu equipo

Adopta algunos pasos para que el brainstorming funcione para tu equipo:

Primero: trabajo individual

error

Hay dos claves para generar propuestas de calidad: primero hay que pensar el mayor número de soluciones posibles, para después concretar y trabajar con las mejores ideas en detalle.

Una buena técnica para hacer brainstorming es el método 6-3-5. Seis personas se sientan alrededor de una mesa y anotan tres ideas, que después pasarán a su compañero de la derecha, que añadirá detalles a cada idea. Este proceso ha de repetirse 5 veces hasta que todos los miembros hayan opinado sobre cada idea. Después será responsabilidad de todo el grupo evaluar las ideas conjuntamente.

Este sistema combina armónicamente la creatividad individual, con el trabajo en grupo.

Tómate tu tiempo

Los efectos de Internet en el cerebro

En ocasiones el brainstorming se ve acelerado por algunos miembros que tienen cierta ansia por alcanzar una solución cuanto antes. Esto provoca que se barajen menos posibilidades.

La técnica 6-3-5 ralentiza el proceso creativo ya que todos los participantes saben que no se acabará hasta que todo el mundo haya expuesto sus ideas.

Incluye dibujos

empresario ideas emprendedor dibujo

Otro de los problemas del brainstorming es que los participantes sólo suelen hablar, reduciendo las soluciones a aquellas que sólo es posible explicar con palabras

Dibujar conlleva tres ventajas; en primer lugar, si la solución requiere algún tipo de distribución espacial, se podrá explicar mejor con imágenes que con palabras; además, nuestro cerebro tiene un fuerte procesamiento visual, así que dibujar involucrará más a nuestra mente en la creación de ideas; por último, el uso de diagramas facilita exponer una idea.

Siempre que se dibuje en una sesión de brainstorming es importante que los miembros incluyan palabras al lado del dibujo para aclarar cualquier ambigüedad.

Vía | Harvard Business Review

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!

  • Si el brainstorming no te da resultados, pásate al brainwritting. Es su evolución natural.
    He hecho varias pruebas y me quedo con el segudo. Incluso, a veces, ya lo hacemos sin darnos cuneta o sin saber ponerle nombre.
    Gracias por tu reflexión, Christiane.