Empresa

Duro golpe de la Unión Europea al cártel japonés de las baterías

Desarrolladores de Android e iOs lo confirman: cerrar las aplicaciones móviles que no usas no ahorra batería, sino que ralentiza el rendimiento de tu smartphone

Sony, Panasonic y Sanyo deberán pagar 166 millones de euros por haber fijado los precios de sus baterías de litio entre 2004 y 2007. La condena de la UE se produce tras la denuncia de este cártel por parte de Samsung SDI.

Durante al menos tres años, entre 2004 y 2007, los principales fabricantes japoneses de baterías de iones de litio (Panasonic, Sony, Sanyo y Samsung SDI) fijaron los precios de este tipo de componentes en Europa; una práctica contraria a la competencia que no ha quedado impune. En ese sentido, la Comisión Europea acaba de hacer pública la multa multimillonaria con que se condena a este cártel japonés de las baterías: 166 millones de euros.

Son cuatro las empresas que conformaron -tal y como admitieron ellas mismas- este polémico grupo: Sony (que ya anunció la salida del negocio de baterías), Sanyo, Panasonic y Samsung. De entre todas, sólo Samsung SDI ha conseguido evitar la sanción, al haber sido la compañía que delató esta práctica ilegal a las autoridades. El resto tendrán que hacer frente a las sanciones correspondientes por su volumen de negocio y participación en la operativa del cártel; a saber: 29,8 millones de euros para Sony, 38,9 millones para Panasonic y la friolera de 97,1 millones de euros que deberá pagar Sanyo.

La UE ha confirmado la existencia de este cártel, el cual aumentaba los precios de forma temporal en contra de los intereses de los consumidores, además de intercambiar información comercialmente sensible, como previsiones o planes futuros de ofertas a fabricantes de smartphones, portátiles o tablets. Todo con el fin de “evitar una competencia agresiva en este mercado”, según afirman fuentes comunitarias.

“La decisión de hoy sanciona a cuatro productores de baterías recargables cuya alianza afectó a los precios de una serie de productos vendidos a los consumidores europeos”, ha explicado la comisaria europea de competencia Margrethe Vestager, en un comunicado muy contundente. “También envía una señal importante a las empresas: si los consumidores europeos se ven afectados por un cártel, la Comisión lo investigará aunque los contactos anticompetitivos tengan lugar fuera de Europa”.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.