Empresa

Cómo diseñar presentaciones más atractivas

diseñar presentaciones atractivas
Escrito por Óscar Condés

Evitar el bostezo de la audiencia en una presentación es un reto. Por eso os traemos una infografía que enseña como realizar presentaciones que no aburren.

Reconócelo, por mucho que lo niegues, seguro que tú también has estado a punto de dormirte alguna vez asistiendo a una presentación ya fuera una reunión de empresa, una conferencia o una presentación de ventas. O quizá te has visto en el lado opuesto, teniendo que realizar una presentación y comprobar que nada más lanzar el típico Power Point aparecen los bostezos como por arte de magia. Por eso es muy interesante aprender a diseñar presentaciones que no duerman a la audiencia y para ello os traemos una serie de consejos y una atractiva infografía.

Por muy aburridas que puedan llegar a ser, está claro que las presentaciones son necesarias. Así lo demuestran los datos de plataforma Slideshare, a la que cada día se suben millones de ellas y que tiene 77 millones de usuarios activos al mes. Otra aplicación relacionada, Prezi, permite crear presentaciones animadas y tiene más de 60 millones de usuarios.

Cómo crear buenas presentaciones

Para crear presentaciones que capten la atención de la audiencia conviene seguir estos consejos:

  • Tipografías legibles. Las de tamaño inferior a 30 puntos son muy difíciles de leer (sea cual sea la edad de la audiencia).
  • Mejor lo simple. Evita las animaciones estridentes y los clip arts. Ante la duda, mejor evitar cualquier adorno superfluo.
  • Una diapositiva, una idea. Si llenas las diapositivas de texto, la audiencia (que lee más rápido que tú) termina aburriéndose.
  • Elimina el logo de cada diapositiva. Las tendencias dictan mantener un minimalismo estricto. Todo aquello que no aporte información, mejor eliminarlo (incluido tu logo).
  • No a los gráficos complicados. Un gráfico de datos cruzados con comparativas de ingresos de no sé cuantos años resulta engorroso. Mejor mantener el mensaje claro con datos que la audiencia pueda retener y asimilar rápidamente.

Cómo brillar con una presentación

Una buena presentación debe reunir tres elementos: Un contenido estructurado correctamente, un diseño atractivo y un ponente que sabe comunicar las ideas propuestas.

En cuanto al contenido, lo mejor es tener claras las ideas a comunicar y establecer una estructura previa. Luego, al redactar, lo ideal es reducir el texto a lo mínimo imprescindible, con frases cortas.

Claro que un buen texto puede verse perjudicado por un diseño estridente, por lo que hay que evitar el exceso de animación. Para que el diseño no arruine una buena presentación podemos echar mano de iconos, reducir el texto y comunicar ideas complejas con elementos simples. En cuanto a los colores, hay que buscar una paleta acertada, en la que el fondo y las tipografías tengan un contraste correcto para apreciarlo de la mejor manera posible.

Por último, no podemos olvidar que las presentaciones se hacen para ser expuestas ante el público (aunque muchas terminen en Internet sin apoyo hablado). Por eso, es importante cuidar la exposición. Como ya hemos comentado, el público lee más rápido de lo que el ponente habla, por lo que es conveniente no repetir la misma información para evitar que los asistentes se aburran. Para evitarlo, es útil respetar la regla del 10/20/30: 10 diapositivas, 20 minutos de presentación y tipografías de tamaño 30.

Por último, una recomendación que no falla: Mirar directamente a los interlocutores, dirigirnos a ellos al hablar y si tenemos que poner ejemplos, preguntarles para que se sientan involucrados.

Y con esto os dejamos con la infografía en la que se resumen todos estos consejos para diseñar presentaciones más atractivas para no aburrir a la audiencia.

diseñar presentaciones atractivasVía | Social Media Pymes

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.