Empresa

¿Despidos en Microsoft? Satya Nadella podría aligerar peso en su camino hacia la nube

Azure y Azure Cloud Shell, lo último de Microsoft para los desarrolladores

Como ya sucedió en 2015 y 2016, Microsoft planea nuevos despidos en el marco de su reorientación del hardware y el software tradicional a los servicios en la nube.

Satya Nadella ha cambiado por completo la visión, misión y objetivos de Microsoft, en una clara apuesta por los servicios profesionales en la nube que llevan a la histórica compañía a competir frontalmente contra Google, Amazon Web Services y muchas otras empresas nativas de este entorno. Un cambio de rumbo que ha encantado a inversores, accionistas y a las propias cuentas de resultados de la firma de Redmond, pero que trae aparejados algunos daños colaterales no tan positivos.

En ese sentido, Microsoft podría encarar próximamente una reestructuración laboral que culmine con el despido de miles de trabajadores en todo el mundo. Así lo adelanta el Puget Sound Business Journal y ha confirmado la CNBC, que enmarcan precisamente esta decisión en el foco cada vez mayor en Azure y sus servicios relacionados, pero menos en el hardware tradicional (especialmente dispositivos móviles) ni el software clásico como Windows.

Microsoft recorta más empleos de la antigua Nokia

La mayoría de estas salidas se producirán presumiblemente en el área comercial, en donde existe una gran cantidad de profesionales todavía especializados en las áreas de menos crecimiento de la compañía (Windows, Office, dispositivos) y en la que no son necesarios tantos perfiles para la venta de servicios en la nube. De hecho, esta clase de propuestas muchas veces son conocidas y consumidas directamente mediante modalidades online en las que el servicio de atención remota es la verdadera clave del éxito.

Recordemos que Microsoft ya anunció el pasado año, por estas mismas fechas (coincidiendo con el cierre del año fiscal de esta compañía), el despido de 2.850 empleados relacionados con su negocio móvil, la mayoría de ellos antiguos trabajadores de Nokia, negocio ya completamente cerrado en el grupo norteamericano.  También ocurrió lo mismo en 2015, cuando se anunció la salida de 7.850 trabajadores, también a causa de los ajustes tras la compra de Nokia.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.