Empresa

Delaware, ¿el nuevo paraíso fiscal de moda?

Delaware, el nuevo paraíso fiscal

420 filiales de empresas del IBEX 35 cuentan con una filial en Delaware, el nuevo paraíso fiscal de moda. ¿Qué hace a este territorio tan especial?

Desde hace años, la Unión Europea y la mayoría de los países desarrollados están impulsando medidas para luchar contra el fraude fiscal y controlar mejor el flujo de dinero que entra y sale de sus naciones con destino a los conocidos como ‘paraísos fiscales’: naciones con menores (o nulas) cargas impositivas y que permiten ahorrar mucho dinero a las empresas a la hora de tributar sus beneficios. Por todos son conocidos paraísos fiscales en el Caribe o incluso en plena Europa -como Suiza o Luxemburgo- pero las principales compañías (como ya adelantamos en el caso de Cabify) están poniendo sus miras en un nuevo lugar: Delaware.

Delaware, el segundo estado más pequeño de Estados Unidos, detrás de Rhode Island, y desde hace unos meses se ha convertido en el paraíso fiscal preferido de las empresas del Ibex. En concreto, en 2014, estaban registradas un 1.100.000 empresas, de las que 420 son filiales de empresas del índice español, según recoge la firma Foster Swiss con datos de la organización Intermón Oxfam y el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa.

Este estado no sólo atrae a filiales de países extranjeros. Se estima que las mayores compañías americanas del índice Fortune 500 han instalado en Delaware 19.000 filiales, es decir, el 65% de las subsidiarias americanas tienen presencia en este territorio.

¿Por qué Delaware?

Pero, ¿qué hace a Delaware tan atractivo? Delaware no es un territorio con cero tributación, ya que en él se paga por el impuesto federal de los EE.UU., un gravamen muy superior al impuesto de sociedades español. Sin embargo, no se tributa por el impuesto estatal ni local y cuenta con evidentes ventajas, como por ejemplo, no hay impuesto sobre los activos intangibles, como la propiedad intelectual.

Pero lo que hace verdaderamente atractivo a Delaware es la facilidad con la que se constituyen empresas. En unas pocas horas se puede crear una empresa con un mínimo de información y con absoluta confidencialidad de pactos entre los socios, otorgando flexibilidad mercantil. Además, el estado cuenta con tribunales ágiles expertos en la resolución de todo tipo de conflictos mercantiles.

Pero Delaware no es el único estado con gran atracción, también destacan Dakota del Sur, Nevada o Alaska, con sus ventajas fiscales y confidencialidad, que garantizan la protección de la identidad de los propietarios. Estos territorios ofrecen garantías de secreto, minimización de impuestos, gestión de bienes y la provisión al cliente, que le da derecho a acceder a sus cuentas desde cualquier lugar del mundo.

Y la moda seguirá creciendo

Especialistas en fiscalidad internacional sostienen que Estados Unidos se ha convertido en uno de los principales destinos offshore en tierra, conocido como la nueva Suiza. Así pues, la estabilidad del país, combinado con las leyes de fideicomiso o confianza, ofrece más garantías que los servicios ofrecidos por aquellos tópicos paraísos tropicales como Islas Caymán, Seychelles o Bahamas.

Boston Consulting Group estima en unos 800.000 millones de dólares el capital atraído a territorio estadounidense, por los 2.7 billones de Suiza, y con previsión de crecimiento del 6% anual.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.