Empresa

Dejó su trabajo en Google para dedicarse al humor, dando una valiosa lección

camio igual a oportunidad

Sarah Cooper dejó un trabajo en Google para dedicarse a su pasión: la comedia. La historia de la joven se ha convertido una valiosa lección sobre perder el miedo al fracaso y hacer lo que quieres en la vida, útil para los que se planteen cambiar de profesión.

Poco después de graduarse Sarah Cooper descubrió que tenía un talento que le apasionaba: la comedia. Una noche cualquiera decidió subirse al escenario durante una sesión de micro abierto, le llevó unas cuantas cervezas hacerlo pero triunfó. Tras ocho minutos sujetando el micrófono – 3 más que el límite establecido en el local – decidió que quería dedicarse a la comedia.

Se trasladó a Nueva York para perseguir sus sueños, pero se encontró con dificultades económicas y tuvo que renunciar a ello solicitando un puesto de trabajo en el sector tecnológico. Lo que para Cooper era un fracaso profesional, era para muchos todo un éxito: consiguió un trabajo en Yahoo para después pasarse a Google.

Trabajó para el titán tecnológico como diseñadora de experiencia de usuario, pero no dejó de publicar posts satíricos en su blog. Entre esos posts está la famosa guía para aparentar ser más inteligente en las reuniones. Con su toque de humor e ironía, la guía de 10 trucos de Cooper triunfó en las redes volviéndose viral rápidamente. Mientras que muchos admiraban su trabajo…la joven decidió que era hora de dejarlo.

Llevaba escribiendo y dando monólogos en micro abierto prácticamente todo el tiempo que trabaje en Google. Creo que el éxito del artículo de los 10 trucos me dio la confianza para decir “Oh, esto es algo que realmente podría hacer“”, explica la joven en una entrevista con el diario Observer.

Dejar un puesto en una compañía como Google no fue nada fácil, y Cooper pasó 6 meses dándole vueltas. “El miedo que tienes es que nada será mejor que trabajar en Google“.

Finalmente, dos factores le motivaron a Cooper a tomar la decisión de cambiar su carrera profesional: por un lado el éxito le dio el empujón definitivo para confiar en que podía hacerlo; por otro, sentía que su creciente interés por la comedia y escribir empezaba a ser incompatible con su trabajo en Google como líder de un equipo. “Me resultaba difícil motivar a otras personas cuando sentía que mis intereses estaban en otras partes“, explicó.

Cada día puedes dar un paso más para salir de tu zona de confort

Su futuro como escritora y monologuista ha sido lo que le ha llevado definitivamente al éxito y, más importante aún, a una vida plena y feliz. La experiencia de Cooper sin duda se ha convertido en una valiosa lección para aquellos que no persiguen su pasión por miedo al fracaso. Como dice la famosa expresión: quien no arriesga, no gana.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!