Empresa

Deja a un lado tu capa de superhéroe: la humildad también es clave para tener éxito

hombre de negocios capa

Tener confianza en uno mismo no lo es todo, asumir que no sabes todo e identificar cómo puedes mejorar también es clave para tener éxito. Aprende a ser más humilde y triunfar.

Tener confianza en uno mismo es clave para triunfar. Pero, ¿qué ocurre cuando acabamos teniendo demasiada confianza en nosotros mismos?

Creer que sabes hacer todo no sólo te hará ser más arrogante, empeorando tus relaciones con el resto, sino también podrá perjudicarte a la hora de tomar decisiones basándolas en un falso conocimiento.

Es común que tener demasiada confianza en uno mismo nos lleve al engaño: generalmente no nos damos cuenta de nuestra falta de experiencia en un ámbito hasta que nos equivocamos o encontramos ante dificultades para lidiar con la situación.

No obstante, es posible anticiparse al error gracias a un aprendizaje y mejora continua que sólo es posible adoptando una actitud humilde: no lo sabes todo, ni eres el mejor en todas las áreas. Siempre hay espacio para el conocimiento, y hasta las lecciones más sencillas pueden tener un gran valor. Así que deja a un lado tu capa de superhéroe y saca al aprendiz que tienes dentro:

  • Pide feedback: Si quieres mantener los pies en la tierra has de aprender a escuchar al resto. Aprende a pedir feedback sincero a tus empleados, compañeros o amigos, y no te ofendas por los comentarios negativos que puedas recibir, es importante lograr que las críticas constructivas jueguen a tu favor. Céntrate en el mensaje principal, y no te tomes la información personalmente. Recuerda que el objetivo del feedback negativo no es atacarte, sino ayudarte a sacar lo mejor de ti. Agradece la sinceridad de la otra  persona e intenta adoptar su consejo y ver si tu desempeño mejora. También puedes someterte a una autocrítica: cuando tengas un plan intenta distinguir que posibles defectos tiene o qué aspectos son más débiles.

Los rasgos que caracterizan a una persona con alta inteligencia emocional

  • Date margen: Procura no sobreestimar tus capacidades. Cuando planees tus tareas añade algo de tiempo por si tardas más de lo esperado: no eres una máquina, y por x o por y tu desempeño puede verse entorpecido. A la hora de hacer inversiones o calcular presupuestos también es conveniente contar con un margen de error.
  • Se realista: Lanzarte a empezar nuevos proyectos siempre es positivo: quien no arriesga no gana; pero antes de nada valora qué implica y cómo te tendrás que adaptar para cumplir tus objetivos. Esto no quiere decir que debas renunciar a algo por que sea difícil, sino que seas consciente de que nada se consigue sin esfuerzo.

Vía | Inc.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!