Empresa

¿De qué gastos es posible deducirse el IVA y de cuáles no?

autonomos
Escrito por Lara Olmo

Para muchas compañías y autónomos guardar los tickets de empresa para deducirse el IVA es una tarea laboriosa y que genera dudas. Te contamos de qué gastos puedes hacerlo y soluciones por si te olvidas de alguno.

Si eres autónomo quizás todavía te escueza la autoliquidación del IVA que hubo que hacer hace unas semanas.

Cuando llega ese momento, más de uno se lamenta de no haber reunido más facturas de los servicios o productos pagados durante los últimos tres meses, que les permitirían deducirse el IVA soportado. Se prometen que lo harán en el próximo trimestre pero al final muchos no lo cumplen porque guardar los tickets es un tarea engorrosa y que genera dudas acerca de qué gastos pueden deducirse y cuáles no.

Y no es un problema menor. Se calcula que las empresas y autónomos dejan de ahorrar entre un 10 y un 21%, según el tipo de IVA.

15 recomendaciones para autónomos en crisis

Para saber de qué gastos es posible deducirse el IVA y de cuáles no debemos tomar como base la Ley 37/1992, del 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (LIVA), que establece que empresas, autónomos y profesionales tienen derecho a deducirse el IVA que han pagado en servicios o productos adquiridos y vinculados con su actividad económica.

Además, el gasto debe estar debidamente justificado (por ejemplo, pagar la cena durante la cual nos hemos reunido con un cliente) y tiene que quedar registrado en la contabilidad, con todos los detalles.

Sin embargo, a pesar de llevar todo en regla y cumplir con los requisitos, puede haber gastos de los que no nos pudiéramos deducir el IVA. Esto ocurre, por ejemplo, con justificantes no válidos, por errores de contabilidad o por presentar los gastos fuera del plazo, algo que como decíamos, ocurre con demasiada frecuencia. 

Por fortuna, existen soluciones para convertir en deducibles esos gastos que por cuestiones formales quedarían excluidos. Como la que propone Tickelia, una aplicación móvil que realiza directamente la gestión en la recuperación del IVA. Ellos aconsejan que seleccionemos los tickets y justificantes de los gastos emitidos en los últimos cuatro años para declararlos como IVA soportado y los digitalicemos con un programa informático que los transforme en facturas.

En ellas hay que incluir aquellos datos esenciales que pudieran faltar en el ticket original, como la fecha, el tipo de IVA o datos del proveedor. Así pasa a convertirse en una factura rectificativa y para que sea legal debe ser validada con la firma y sello del proveedor o por una empresa de facturación a terceros.

Todos los justificantes de IVA deducido deben introducirse en los sistemas de contabilidad de las empresas o en los libros contables de los autónomos. La normativa exige guardarlos en formato papel durante cinco años, de ahí la importancia de archivar la información.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.