Empresa

Cuatro cuestiones que toda startup revolucionaria debe hacerse

startups que revolucionan un sector deben hacerse estas cuatro preguntas
Escrito por Lara Olmo

Si vas a lanzar una empresa que revolucionará un sector industrial entero y no quieres que te ocurra como a Uber o Airbnb, entonces te interesa hacerte estas cuatro preguntas.

La mayoría de startups que han logrado el éxito en los últimos años han cambiado las normas del juego de sectores tradicionales que precisamente pretendían revolucionar: Uber con los taxis, Airbnb con los hoteles, BlaBlaCar con el transporte privado… y así un largo etcétera.

Las fintech son un claro ejemplo de ello. Hasta hace poco los únicos jugadores del sistema financiero eran los bancos, pero de un tiempo a esta parte han visto cómo se hacían con parte del pastel nuevas empresas que llegaban para cambiar (y en muchos casos mejorar) las reglas del juego.

Cómo pueden los bancos aprovechar la oportunidad fintech

Aunque poco a poco muchas de estas satrtups revolucionarias han logrado superar los obstáculos legales y burocrácticos que se han ido encontrando, lo cierto es que se habrían ahorrado tiempo y recursos si desde el primer momento hubieran analizado las características legales y el contexto del sector en el que iban a irrumpir y que acabarían revolucionando.

Por eso, si tienes en mente lanzar un proyecto empresarial disruptivo, conviene que te hagas antes estas cuatro preguntas.

¿Cuáles son los estatutos y licencias de la industria?

La mayoría de los sectores que estas nuevas empresas han venido a revolucionar se caracterizan por una regulación bastante estricta que apenas ha sufrido cambios en décadas. Estas restricciones legales son un auténtico obstáculo que casi siempre ralentiza el crecimiento de la startup o que incluso puede impedir su desarrollo. Por eso es muy importante conocerlo a fondo y las consecuencias que puede tener operar “fuera de la legalidad”.

¿Qué límites voy a franquear?

Aunque hoy en día cualquier empresa o industria es susceptible de ser reemplazada por otra mejor, lo cierto es que hay determinadas compañías, ya sea por su longevidad o porque lideran el sector, que son más difíciles de destronar ya que cuentan con el apoyo de gobiernos y de determinados lobbies. Por eso es recomendable que, cuando una startup analice qué límites va a traspasar, tenga en cuenta los más inmediatos pero también otros más complejos que se encontrará cuando crezca.

¿Cuál es el entorno político del sector en el que me moveré?

El entorno político de una industria y sus stakeholders lo forman reguladores, legisladores, accionistas… Agentes con capacidad de influencia sobre nuestra empresa y el resto de participantes del sector en el que vamos a irrumpir.

Teniéndolos identificados, es importante saber si van adoptar una actitud favorable con nuestro negocio o si por el contrario pondrán obstáculos para que salga adelante. Hay sectores que cuentan con el beneplácito de instituciones públicas y gobiernos, que legislan para protegerlos. En ese caso, será más difícil prosperar.

¿Qué reputación tiene mi sector en los medios de comunicación?

Como ocurre con personajes públicos o determinados productos, hay sectores empresariales que cuentan con el apoyo de los medios de comunicación y otros que son objeto de críticas con más frecuencia. Según sea el caso, la irrupción de una startup revolucionaria será mejor o peor recibida.

Las cosas se ponen más favorables cuando la nueva empresa viene a mejorar algo que no se estaba haciendo bien o que podría mejorarse. El problema es que a veces los usuarios no perciben esa necesidad (muchas veces, porque los medios no lo transmiten). Por eso si una startup logra hacerse con el beneplácito de estos (para que lo que una buena agenda de contactos y una estrategia de comunicación son muy útiles), se encontrará un panorama más favorable.

Vía | techcrunch.com

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.