Empresa

Cosas que, probablemente, se dicen a sí mismos los jefes tóxicos

jefe-toxico
Escrito por Ana Muñoz

¿Eres líder de equipo y quieres saber si lo estás haciendo bien? Hoy te mostramos las cosas que, probablemente, se dicen a sí mismos los jefes tóxicos.

Ser jefe no es fácil. De hecho, además de conllevar implícito una responsabilidad extra, es especialmente duro lidiar con algunas tareas o personas.

Sin embargo, como jefe, debes saber adaptarte a las adversidades de tu puesto. Entendemos que en muchos momentos no será tan fluido como esperabas pero, en ningún caso, debes pagarlo con tus trabajadores.

Pero, ¿Sabrías decirnos si tus empleados te consideran un jefe tóxico? Como ellos, probablemente, nunca te lo dirán, hoy te mostramos una serie de frases que los malos líderes se suelen repetir a sí mismos para justificarse.

Si, alguna vez, has pensado alguna de estas frases…es que no lo estás haciendo del todo bien.

  • No tengo que darles las gracias a mis empleados por hacer su trabajo“: Lo siento, pero sí debes hacerlo. Es cuestión de cortesía y motivación, y ellos te lo agradecerán en un futuro.
  • No tengo que trabajar con toda esta presión“: Volvemos a lo mismo. Todo jefe está en medio de los vendedores/inversores/clientes y sus empleados. De hecho, en eso consiste tu trabajo, en hacer lo mejor posible para ambos.
  • No me pagan lo suficiente por aguantar esto“: Puede que tengas razón. Los grandes líderes de nuestro día nunca cobran lo suficiente por todo el trabajo que hacen. Sin embargo, los grandes jefes compensan esa cadencia con la posibilidad de desarrollar su carrera profesional.
  • No tengo tiempo de tratar con todas esas agendas/emociones/políticas de empresa“: Las compañías cuentan con políticas que pueden hacernos gastar mucho tiempo de nuestro día a día. Pero…eres el jefe. Si algo no funciona, soluciónalo y piensa una forma más productiva de desempeñar tus labores.

Signos que identifican a un jefe tóxico

  • No entiendo por qué se quejan si para mí es suficiente“: Cada vez que pienses “es suficiente” es que no estás sacando toda la productividad de tus empleados. Escucha sus sugerencias y mejora tu forma de trabajo. Míralo como si fuera una oportunidad.
  • Necesito generar engagement con mis empleados…voy a hablar con María“: Tienes que involucrarte con tus empleados, no sólo con un par de ellos. Demuéstrales que te importan y que te interesan. Encuentra sus puntos fuertes y así podrán ser más productivos a través de la motivación.
  • No le caigo bien, así que no voy a perder el tiempo con él“: Pocas cosas son tan incómodas como trabajar con alguien al que no les caes bien. Por eso, es importante que hables con esa persona y os contéis vuestros problemas.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.