Empresa

Cosas que piensas que son malas para tu productividad y que no lo son

cosas malas productividad
Escrito por Ana Muñoz

En este artículo desmontamos los mitos de la productividad ya que, seguramente, haya cosas que pienses que son malas para tu rendimiento laboral y no lo son.

No hay una verdad absoluta para la productividad laboral. Y es que, aunque sí es cierto que hay unos principios básicos, hay muchas cosas que funcionan para unos, pero no tanto para otros.

Quizás seas de los que les guste levantarse a las 5 de la mañana, tener tu bandeja de entrada vacía, tu mesa ordenada y tener una lista de tareas a completar durante el día.

Aprende a manejar el estrés y aumentar tu productividad

Sin embargo, puede que prefieras dormir un par de horas mas, ir al gimnasio y, después, desayunar mientras echas un rápido vistazo a tu correo.

En este sentido, todo vale. Y es que depende de ti y de cómo organices tu día.

Business Insider ha elaborado una lista sobre los mitos de la productividad. ¿Quieres saber cuáles son?

1. Levantarte después de que amanezca

amanecer productividad

Obviamente, madrugar mucho tiene sus beneficios. Y es que, si te despiertas a las 5,00, tendrás tiempo para hacer miles de cosas. Sin embargo, también tiene una consecuencia: que estés cansado y no seas productivo.

De hecho, hay personas cuyo punto álgido de la productividad es por la noche. ¿Significa eso que rinden menos? No.

Por eso, debes buscar cuál es el momento en el que rindes más a nivel laboral, ya sea levantándote a las 5,00, a las 9,00 o a las 12,00. No hay una regla perfecta.

2. No vaciar tu correo

correo

Cada persona es un mundo, y por ello cada uno utiliza su correo de diferente forma. Quizás seas de esos que tienen que leer cada e-mail nuevo al minuto de entrar en tu bandeja de entrada, o quizás seas de los que prefieren tener 2.456 mensajes sin leer.

Según Laura Vanderkam, experta en productividad y gestión de empresas, tener cero correos sin leer no es la mejor forma de gestionar tu tiempo.

Eso no significa que no tengas que responder a ningún e-mail, sólo que no tienes que contestarlo al segundo. Lo que recomienda Vanderkam es realizar listas de personas que suelan necesitar contestaciones urgentes y diarias, y poner en otra lista las que no.

3. Trabajar menos horas

horas productividad

Según un estudio de Harvard, pasar muchas horas trabajando no es sinónimo de productividad.

De hecho, Robin Ely, el experto que realizó la investigación, señala que trabajar más horas es un símbolo de “estatus” debido a que da la impresión de que eres parte fundamental de la empresa.

Es decir, no tiene nada que ver con la productividad.

4. Espacio de trabajo desordenado

mesa orden productividad

Según un estudio de 2015, parece que somos más productivos cuando tenemos un espacio de trabajo desordenado.

¿La razón? Instintivamente, tendemos a ordenar ese caos lo más rápido posible.

Esto no implica que tengamos que tener una mesa de trabajo desagradable, ya que puede que RRHH nos llame la atención.

5. Dejar cosas sin terminar en tu lista de tareas

lista tareas

Según varios estudios, lo más normal es que el 41% de las cosas que tengas que hacer durante el día no se terminen…y no es un mal dato. Por lo menos eso es lo que aseguran los psicólogos.

Lo importante es ponerlo encima de la mesa para que tengas presente que tienes que hacerlo.

6. Estrés

estres

La palabra estrés lleva implícita una sensación negativa, por lo que parece que tenemos que evitarlo a toda costa.

Sin embargo, si le damos la vuelta, sentimos estrés cuando las cosas nos importan, lo que implica que te preocupas por ello.

Y preocuparse por algo no es del todo malo.

7. Procrastinar

procrastinar

En algunos casos, procrastinar es malo para tu productividad. Por ejemplo, si estás navegando por Facebook durante una hora cuando tenías que estar redactando un artículo…mal vamos.

Sin embargo, a veces, puede que incluso te ayude en tu trabajo. Y es que desconectar durante unos minutos puede ser más productivo que estar durante 10 horas seguidas trabajando.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.