Empresa

Consejos antes de contar con un Business Angel en tu startup

Conoce los riesgos de contratar un business angel para tu startup

A la hora de montar un startup, la figura del Business Angel puede ser clave para aportar capital. Es importante ser cautelosos y seguir las siguientes recomendaciones.

Si todavía no conoces el significado de este concepto, un Business Angel se trata una persona, o conjunto de personas grupo de personas que poseen capital y la voluntad de invertir ese dinero como socios en un proyecto de emprendimiento, a menudo una startup. En España, es habitual encontrarlos asociados a redes donde reciben asistencia, formación y acceso a proyectos en los que desean invertir.

Así laten las startups en España

En muchas ocasiones las figuras de los Business Angels adquieren una cultura financiera, empresarial e inversora, convirtíendose en elementos insustituibles para el desarrollo de un tejido empresarial de corte tecnológico, vinculado a la proliferación de startups. En muchos casos pueden resultar personas muy beneficiosas para la empresa, gracias a la inversión de su patrimonio, para la fase inicial de una empresa innovadora. Pueden aportar contactos, experiencia, recursos o conocimientos.

Existen diversos perfiles de Business Angel: directivos que quieren aportar el valor de su experiencia a la pequeña empresa, emprendedores que desean obtener un retorno de su inversión o personas que a secas, quieren lucrarse ayudando a impulsar un proyecto empresarial. No obstante, confiar a ciegas en ellos entraña determinados riesgos, por lo que hemos recopilado una serie de consejos a tener en cuenta.

5 consejos antes de contar con un Business Angel

  1. La confianza y la química entre el Business Angel y los fundadores de la startup debe ser un factor imprescindible. Compartir valores y una visión similar de los problemas es un precepto básico para solucionar juntos los posibles conflictos en torno al desarrollo de la empresa.
  2. Busca un Business Angel especializado: Es mucho mejor que esta figura tenga experiencia previa como inversor en el sector de la empresa, ya que de esta manera podrá aportar más valor a la misma.
  3. Decide previamente cuál es el porcentaje de la compañía que estás dispuesto a ceder a cambio de la inversión de esta persona o grupo de personas. El control sobre la startup es importante, por lo que es recomendable tener o firmar un pacto de socios, de forma que quede claro y explícito desde el comienzo lo qué aporta cada uno, qué porcentaje tiene cada socio y cómo se van a repartir los beneficios.
  4. Rechaza los intereses enfrentados: Asegúrate de que tu Business Angel carece de negocios propios que puedan chocar con tu startup en determinado momento. Para asegurarte a fondo, realiza un estudio en detalle de los negocios vinculados, amén de evitar disgustos posteriores.
  5. Negocia la posible salida de forma fluida y por las buenas: Si finalmente el Business Angel no encaja en tu startup. intenta cuajar una solución alternativa con la que las dos partes os sintáis cómodas.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.