Empresa

¿Con cuanta antelación hay que llegar a una entrevista de trabajo?

hombre esperando entrevista

La primera regla ineludible para conseguir empleo es no llegar tarde nunca a la entrevista, pero, ¿es posible llegar demasiado pronto a una entrevista de trabajo?

Hablamos mucho sobre la importancia de ser puntual para una entrevista de trabajo: si un candidato llega tarde las posibilidades de que le contraten son mínimas, ya que mostrará falta de interés y organización.

Eso si, llegar demasiado pronto a una entrevista de trabajo tampoco es positivo. Piénsalo: la persona que te va a entrevistar probablemente tenga mucho trabajo que hacer, y si te ha citado a una hora en concreto es por algo.

Si llegas pronto descuadrarás los planes de la otra persona, que tendrá que interrumpir lo que está haciendo para entretenerte, o seguirá trabajando bajo la presión de que hay alguien esperándole.

Además, si no puede reunirse contigo hasta la hora establecida – que sería lo lógico – tendrás que esperar incómodamente en la recepción. Mientras, te preguntarás si estás en la postura adecuada, si tu lenguaje corporal transmite confianza, o si sacar el móvil resultaría inadecuado, y te pondrás cada vez más nervioso.

Además, corres el riesgo de encontrarte en una situación aún más incomoda: cruzarte con el otro candidato cuando salga de la reunión junto al entrevistador. Todo esto solo aumentará la tensión, y mientras tanto sigues siendo un incordio para la contraparte – vaya manera de empezar, ¿eh?

Cuándo acudir a una entrevista de trabajo aunque no te interese el puesto

No te descartarán de inmediato por el hecho de antes de tiempo, pero puede que estén menos receptivos y te cueste más dar una buena primera impresión, y a esto se le suma el mal rato que has pasado.

Ya sabemos que llegar excesivamente pronto no es una opción, pero ¿que es demasiado pronto?

¿Con cuánta antelación debería llegar a la entrevista?

Puedes encontrarte con muchos imprevistos en tu camino, y acabar llegando más tarde de lo esperado, así que lo mejor es que te planees para llegar con 20-30 minutos de antelación a la zona.

Una vez estés ahí tomate un café tranquilamente, o date un paseo, mientras repasas las preguntas y respuestas clave que te hayas preparado, y te relajas antes de entrar.

Cuando queden 5 o 10 minutos para la hora entra tranquilamente en el edificio, así te dará tiempo a encontrar la recepción, presentarte y que vean que te has planeado bien.

Vía | themuse

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!