Empresa

Cómo saber si una empresa es sólida o un “bluff”

Como saber si una empresa es solida o un bluff
Escrito por Óscar Condés

Algunas empresas valen lo que cuestan y otras no son más que algo que está de moda. Notar la diferencia no es difícil si sabes lo que estás buscando.

Los ejemplos de startups que se venden por cifras astronómicas están a la orden del día. Muchas veces, algunas de ellas acaban siendo una inversión ruinosa fruto de algo de marketing agresivo y una compra poco meditada de algo que quizá sea muy llamativo pero poco rentable. Y es que, si se saben ver, sin duda existen señales de alerta que, en la mayoría de los casos, pueden hacer que un inversor experimentado sepa a qué atenerse en busca de oportunidades de inversión a largo plazo. Básicamente, hay tres factores principales para diferencian una oportunidad real de inversión de una empresa que simplemente “está de moda”.

La empresa tiene que tener una cierta edad

Un inversor inteligente, con aversión al riesgo, nunca debería ser tentado por una apuesta de inversión de un sitio que no tenga un modelo de negocio probado a largo plazo. Y es que, si una empresa se ha mantenido durante algún tiempo, esto solo ya es una prueba de que se trata de un negocio mínimamente sostenible. Incluso aunque haya sufrido algunas fluctuaciones en su tráfico web o en las ventas, un historial más o menos longevo indica que se trataría de una inversión mucho mejor que la de un sitio que no ha superado la prueba del tiempo. Así, el valor de un sitio debe medirse en años, o al menos en meses, y nunca en semanas como ocurre en ocasiones.

La fecha de antigüedad del dominio también puede ser un importante factor de clasificación. No es tan importante como un contenido de alta calidad y un buen historial de vínculos de retroceso, pero si se ha trabajado de manera constante y consistente en la creación de un buen contenido y la construcción de enlaces, muy probablemente eso signifique que se por encima de la competencia. Un site más antiguo significa que se ha tenido más tiempo para trabajar en estos aspectos del negocio.

Es decir, es necesario averiguar si el sitio en el que se piensa en invertir está generando ingresos y lo consistente que es. ¿Ha crecido con el tiempo o está en declive? ¿Tiene un buen historial o ningún registro? A menos que quieras tirar tu dinero a la basura, deberías tomar en cuenta estos factores antes de invertir en una empresa.

Hay que investigar bien la empresa

El proceso de investigación necesario antes de una inversión debe partir de diferentes perspectivas y tratar de identificar riesgos que no son fácilmente evidentes a partir de las apariencias externas. Una valoración profesional del posible negocio seguramente nos ayudará de forma definitiva a saber si el potencial de inversión es arriesgado o no. Examinando una página web a la venta, un investigador especializado y experimentado puede ayudarnos para confirmar o anular cualquier preocupación que podamos tener. En cualquier caso y desde una perspectiva amplia, es necesario evaluar seis factores principales:

  • Tráfico. Es necesario examinar las fuentes de tráfico e identificar si existen enlaces pagados o patrocinados que no están declarados. También hay que conocer el tiempo promedio de usuarios, el número de páginas visitadas, etc. Lo ideal es que las fuentes de tráfico estén diversificadas.
    Valores financieros. La posición financiera de la empresa debe ser evaluada desde perspectivas actuales e históricas y comprobar todos los datos del negocio.
  • Propiedad. Como es lógico, se debe verificar la propiedad del negocio, y asegurarnos de que el vendedor tiene una buena reputación.
  • Operacional. Es necesario calcular la cantidad de tiempo que se necesita para ponerse a los mandos del negocio, determinar las tareas y responsabilidades que deben asumirse y cuánto tiempo llevará cada tarea.
  • Técnico. Hay que determinar si existen riesgos técnicos que puedan impedir a la empresa operar normalmente después de la compra. Debemos averiguar qué clase de plugins se están utilizando y asegurarnos de que estén al día en el pago de las licencias necesarias.
  • Legal. Puede parecer de perogrullo pero es necesario conocer si el modelo de negocio en concreto es legal, ya sea en el ámbito local, comunitario o nacional. Además, ha que buscar posibles problemas que pudieran surgir relacionados con marcas comerciales o licencias de imágenes.

Un buen perfil SEO

Un negocio no es una buena inversión si no tiene un perfil de SEO saludable. Esto no necesariamente significa que sea impecable o perfecto, pero sí que debe ser constante y consistente y que haya ido mejorando con el tiempo. Para ello hay que estar atentos a una serie de cuestiones:

  • Visitas. Es necesario comprobar si el sitio está recibiendo tráfico de una amplia variedad de fuentes. Cuanto más diversificado sea el tráfico que se recibe, menor es el riesgo que el sitio representa. Una buena posición en las búsquedas de Google, por ejemplo, es algo que podría cambiar cuando se realice la próxima actualización del algoritmo del buscador, mientras que una web con muchas fuentes de tráfico es algo más estable y que implica menos riesgo.
  • Conversiones. Por supuesto, debemos conocer los ratios de conversión reales de la web, determinando que claramente el porcentaje de visitantes que dan su email o que llegan a realizar una compra. Cuanto mejores sean las tasas de conversión más relevantes es la base de usuarios o de clientes potenciales de la página.
  • Porcentaje de rebote. La tasa media de rebote de una web es de un 60%. Un buen porcentaje de rebote para una empresa realmente depende del tipo de negocio que se busque, pero si se trata de un sitio que tiene una buena cantidad de contenido de alta calidad debería tener un porcentaje de abandonos relativamente bajo.
  • Contenido original. Se debe comprobar si el sitio cuenta con nuevo contenido de forma regular. El contenido es un factor importante de clasificación y un elemento de marketing muy valioso.

Conclusiones finales

Que una empresa pertenezca a un pequeño nicho de mercado no significa necesariamente que tendrá un valor menguante. La clave es mirar profundamente en el pasado de la empresa para comprender mejor su rentabilidad y su posible longevidad. Hacer un examen a fondo de la página antes de invertir en ella y ser capaces de mejorar a la hora de detectar si se trata de un negocio real y viable o sólo un bluff novedoso. Gracias a ello será posible evitar la tentación de comprar un sitio web de moda que en realidad no tiene ninguna viabilidad.

Wayra abre nueva convocatoria para acelerar startups

Vía | Entrepeuner

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.