Empresa

Cómo presentarte en una entrevista de trabajo

como-presentarte-entrevista-trabajo
Escrito por Lara Olmo

Parece un mero trámite, pero el momento en que te presentas en el lugar de la entrevista y dices quién eres puede marcar el rumbo de la misma.

Si nos lees con frecuencia sabrás que te hemos dado recursos de todo tipo para que te prepares con tiempo tu próxima entrevista de trabajo, para que cuides tu lenguaje corporal y sepas qué cuestiones debes evitar mencionar para no desperdiciar tus oportunidades de ser elegido.

Hoy queremos darte algunas claves para que afrontes con éxito un momento muy concreto de cualquier entrevista de trabajo, que no es otro que el de presentarte. Lo menos experimentados pensarán que con dar la mano a quien tengamos enfrente y nuestro nombre, es suficiente. Pero en un proceso de selección hasta el mínimo detalles cuenta, y más aún si hablamos de causar una primera buena impresión.

Así que pongámonos en situación: llega el día de tu entrevista y te diriges al lugar donde te han citado. Dependiendo del tamaño de la empresa, puede que te reciba directamente la persona que va a entrevistarte o que te atiendan primero en recepción. Sea como fuere, ten en cuenta esto:

  • No asumas que la primera persona que entra en contacto contigo sabe quién eres ni la razón por la que está ahí. Así que da siempre tu nombre, el de la persona que te ha citado y el motivo por el lo ha hecho; si lo acompañas de un “buenos días” o “buenas tardes” la jugada será redonda.
  • Establece un contacto visual firmeEs la manera más rápida y eficaz de proyectar sensación de confianza y comodidad. Además, mostrarás que estás comprometido e interesado.
  • Da la mano, pero no de cualquier forma: un apretón de manos firme nunca pasa desapercibido y es de esos gestos de lenguaje corporal que dicen mucho (y bueno) de ti.
  • Preséntese a todos los que estén en la sala y hazlo pausadamente, mirando a cada uno de ellos y dándoles tu mano con firmeza.
  • Si te ofrecen un vaso de agua o café, di que sí. Mucho candidatos por vergüenza rechazan este tipo de ofrecimientos, cuando en realidad al aceptarlos transmitimos comodidad, que no nos sentimos intimidados e incluso, indirectamente, que te interesa lo que la empresa puede ofrecerte.

Vía | Glassdoor

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.