Empresa

Cómo ocultar nuestros nervios cuando hablamos en público

Técnicas y recursos para hablar en público

Cuando tenemos una reunión importante, o es necesario que hablemos ante un gran número de personas, los nervios pueden adueñarse de nuestras emociones y jugarnos una mala pasada. Estas pautas te ayudarán a ocultar tus nervios cuando tengas que hablar en público.

Cuando tenemos que hablar en público podemos tener un ataque de pánico escénico si no estamos acostumbrados a hacerlo. Por eso es necesario tener ciertas técnicas de relajación para lograr que al menos el resto de personas no noten nuestros nervios cuando hablamos en público.

Es normal estar nervioso, sobre todo cuando tenemos que tratar temas de gran importancia o tenemos que hablar delante de un gran número de personas que nos evaluarán y nos medirán. Por eso estas pautas te ayudarán a ocultar tus nervios cuando hables en público:

  1. Respira: La respiración es una de las partes más importantes en la relajación. Si estás nervioso, respirarás más fuerte y los oyentes van a notar que tu respiración es acelerada antes de hablar. Por tanto intenta concentrarte en tu forma de respirar, tomar mucho aire y exhalarlo, te ayudarán a calmarte. Piensa que cuanto menos aire tengas dentro conteniéndolo, menos ruido harás al respirar.
  2. Relájate: Si estás muy nervioso, tu ritmo será más acelerado, y los oyentes se fijarán más en ello que en lo que estás comunicando. Encuentra el ritmo que te haga sentir cómodo al hablar. Hay personas que se sienten más cómodas hablando más lento, y otras más rápido. Encuentra tu ritmo, y adapta este ritmo a todo tu cuerpo, no solo al habla.
  3. Que tu centro de relajación esté en el centro de tu cuerpo: No se trata de estar relajado solo en tu mente, sino con todos tus músculos y tu cuerpo. Cuando estamos nerviosos, nuestros cuerpos se ponen rígidos. Para evitar la rigidez, no solo debes mover tus brazos, sino todo tu cuerpo. Puedes hacer ejercicios previos como levantar tus brazos hacia arriba estirándolos, y así tu energía puede fluir hacia otras partes del cuerpo.
  4. Estira las vocales: Cuando nos ponemos nerviosos, tendemos a comprimir los sonidos que salen de nuestra boca. En vez de enfocarte en tu articulación la cual tiene que ver más con la pronunciación de consonantes, intenta centrarte en las vocales, en estirarlas, para que lo que digas suene más claro y comprensible. Así, tus palabras se impregnarán con más confianza.
  5. Sé sólido: Intenta no parecer dubitativo, los nervios pueden causar este efecto. Tu postura corporal puede ayudarte, por ejemplo colocando un pie por delante del otro y doblando ligeramente la rodilla. Así permanecerás más firme ya que al estirar la pierna sientes la conexión con el suelo de forma firme.

9 técnicas para calmar los nervios antes de hablar en público

Aunque ante un público amplio o en reuniones importantes puede resultar complicado controlar nuestras emociones, estas pautas pueden ayudarte a ocultar tus nervios al hablar en público.

Vía | Fast Company

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández