Empresa

Cómo Islandia ha logrado decir adiós a su crisis financiera

Cómo Islandia ha logrado salir de su crisis económica

Islandia ha anunciado esta semana la eliminación de los controles de capital sobre individuos, compañías y fondos de pensiones introducidos tras el estallido de la crisis económica en 2008 que hizo estragos enuw su sistema bancario y obligó a pedir ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Islandia retornará a los mercados internacionales -aunque manteniendo restricciones menores para evitar la especulación-, y dando por cerrada la crisis que en 2008 asoló esta pequeña y gélida región europea de 323.000 habitantes, camina paso a un mejor futuro financiero. Nueve años después de su gigantesco choque bancario, que catapultó al país como un símbolo de la recesión global, el gobierno ha declarado la restauración de la estabilidad económica, poniendo fin a las restricciones sobre el flujo monetario hacia y fuera de Islandia.

¿Habrá una nueva crisis financiera?

¿Cuáles han sido los factores y estrategias impulsados por Islandia para salir de la crisis? Tras estar al borde de la quiebra y tener que ser rescatado en 2008 -en octubre de ese año, el FMI le prestó 1.875 millones de euros unidos a un plan de estabilización- hasta ver contraído su PIB un 8,2% entre 2009 y 2010, el país ha tomado una serie de medidas para llevar a cabo su recuperación económica -ya que creció un 7,2% en 2016 y reducir sus cifras de desempleo hasta los niveles anteriores, en torno al 4%. 

Factores que han conducido a la recuperación de la economía de Islandia

  • Controles de capital sobre empresas, pensionistas e individuos: A fin de evitar un colapso total de su moneda y economía, el gobierno impulso estas medidas de control para evitar la fuga de capitales al extranjero, sin las que “Islandia habría sufrido un destino mucho más grave”, tal y como declaró Yngvi Kristinsson, economista jefe de la Asociación de Servicios Financieros de Islandia, un consorcio de bancos y compañías de seguros. Los objetivos propuestos por el FMI eran: regular los tipos de cambio, desarrollar una estrategia para reestructurar el sistema bancario y asegurar la sostenibilidad fiscal a medio plazo.
  • Sanear la banca: Cuando estalló la crisis, los tres grandes bancos -Landsbanki, Kaupthing y Glitnir- poseían una dimensión equivalente a más del 1.000% del PIB nacional. Su excesivo crecimiento se debía a expansión de activos a nivel europeo. Al contrario de lo que sucedió en otros países como el nuestro, el Estado decidió que era imposible rescatarlos y decidió nacionalizar la banca privada, tomando el control directo de la Autoridad Supervisora Financiera de Islandia (FME) e impulsando un plan para sanearlas paulatinamente e inyectar liquidez. Rechazaron las medidas de austeridad, abogando por un equilibrio entre la liberalización económica y el control de capitales. 
  • Juzgar a los implicados en la burbuja financiera: Islandia tomó la decisión de depurar responsabilidades. Así, los ejecutivos del banco Kaupthing, entre los que destaca el exdirector ejecutivo Hreidar Mar Sigurdsson, fueron condenados a penas de entre cuatro y cinco años de prisión acusados de manipular el mercado. A pesar de ello, los islandeses no consiguieron plenamente su propósito, ya instancias superiores de justicia han desestimado otros casos, rebajando e incluso eliminando las penas.
  • Defender la pesca, su recurso más preciado: En abril de 2015, el país nórdico, anunció la retirada de la candidatura de adhesión a la Unión Europea, frenada desde 2013. Uno de los motivos fue la consideración de que el sistema de cuotas pesqueras perjudicaría la viabilidad de su modelo económico. Islandia ya tiene desde 1990 su propio sistema de cuotas para evitar la sobreexplotación de recursos pesqueros. Apuesta por asociaciones comerciales alternativas y al ser miembro del Espacio Económico Europeo intercambia productos en condiciones ventajosas con los miembros de la UE.
  • Diversificación económica: Pese a que los pesos pesados son la industria pesquera -con el bacalao como producto estrella de su actividad exportadora- y el aluminio, Islandia ha impulsado el turismo en los últimos años, convirtiéndolo en uno de los motores clave de la recuperación, con un crecimiento de entre el 15% y el 20% anual. Sus privilegiados paisajes con volcanes y cascadas, sus conocidas auroras boreales y su cuidado del entorno les ayudan a potenciar el sector turístico.
  • Políticas de equidad salarial por género y distribución de la riqueza: En este aspecto, Islandia es un país modélico, que ha logrado bajar la tasa de paro a un 2,8% en enero de 2017, y todavía pretende que descienda niveles de 2005, todavía más bajos (2,3%), mientras que la zona euro se enfrenta con récords de desempleo, especialmente en países como Grecia y España. Ahora, este mes de marzo han anunciado que las compañías con más de 25 empleados están obligadas a ofrecer el mismo salario para hombres y mujeres en la misma posición, además de sentar una cuota del 40% de mujeres en los consejos de administración de las grandes empresas y propiciar la conciliación con la baja laboral para los hombres que acaben de ser padres. Cabe destacar que en todos los países nórdicos el paro tiene un nivel bajo, y la situación en la vecina Noruega roza prácticamente el pleno empleo.
  • Autosuficiencia energética y apuesta por las fuentes limpias: Islandia es uno de los países más “verdes” del mundo, puesto que posee grandes recursos en energía hidroeléctrica y geotérmica, con la que más del 90% de los edificios están equipados. Apostando por las renovables, el país ahorra dinero aprovechando los recursos naturales y beneficiando tanto a las familias como a la industria. El 25% de la producción eléctrica se genera de la geotérmica, y la restante de la hidroeléctrica. Ya en 2013 la electricidad producida alcanzó los 18 116 GWh, generados prácticamente al 100 % por energías renovables.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.