Empresa

Cómo evitar que nuestra marca aparezca en webs de noticias falsas

marcas-no-anunciarse-webs-noticias-falsas
Escrito por Lara Olmo

El nuevo quebradero de cabeza de muchas marcas es no anunciarse en páginas web que publican noticias falsas. Pero con las plataformas automáticas de publicidad, ¿cómo controlarlo?

En la era de las noticias falsas o la “posverdad” (eufemismo bastante extendido para referirse a aquéllas) las marcas y anunciantes se han topado con un nuevo problema: el de intentar evitar que sus anuncios aparezcan en determinadas webs que se dedican precisamente a publicar bulos informativos.

El asunto recuerda bastante al de lo sitos webs de piratería y descargas de contenidos ilegales. La publicidad que abarrota este tipo de sites es precisamente la que permite que sigan funcionando, por eso muchas marcas los evitan en sus campañas display, ya que no quieren vincularse con este negocio ni hacerlo posible.

Como decíamos, para muchas empresas un nuevo sitio a evitar para anunciarse son los portales de noticias falsas. Lo que ocurre es que cada vez más campañas de medios están gestionadas a través de plataformas de compra programática. Estas son más eficaces que la adquisición tradicional de espacios publicitarios porque no importa el medio, blog o web en cuestión donde aparece el anuncio, sino la audiencia que se impacta. Es un nuevo punto de vista que busca a un usuario más cualificado.

Pero, como nos explica Susana Gómez de la agencia digital iProspect, “en la compra programática a priori no sabes dónde van a salir tus anuncios porque compras audiencias, no espacios“, lo que complica las cosas si lo que queremos es cuidar la imagen de marca y que no se vea dañada si aparece en determinados sitios.

Las plataformas de compra programática o las de real time bidding (puja en tiempo real por los espacios publicitarios disponibles) son automáticas, por lo que si queremos evitar sitios inadecuados o contrarios a los valores de la marca, es necesaria la intervención humana.

Las noticias falsas y la “posverdad”: cómo internet manipula el mundo

Gómez aconseja hablar con la agencia de publicidad o el soporte que ofrece el servicio de compra programática y elaborar listas negras con las webs que se quieren evitar; un trabajo que se puede agilizar aplicando filtros de seguridad o Brand Safe para prevenir y no sólo actuar cuando el daño ya esté hecho.

Estos filtros cada vez son más habituales en este tipo de servicios publicitarios. Gómez nos cuenta que para elaborarlos trabajan con asociaciones como la FAP (Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual, emplean tecnologías que auditan la visibilidad y se hacen revisiones manuales para ir controlando dónde están pareciendo los anuncios.

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.