Empresa

Cómo enviar tus presentaciones en Power Point sin que pierdan efectividad

como-mandar-prsentacion-power-point
Escrito por Lara Olmo

Cuando un cliente o socio nos pide el Power Point de nuestra presentación, no siempre es aconsejable mandarlo tal cual. Aquí van unas alternativas para que el archivo que mandes no pierda fuerza.

Las presentaciones de produto o de empresas son la tónica habitual de muchas empresas y startups. Por no hablar de las reuniones con socios o clientes o exposiciones y charlas inhouse para los empleados. En todos los casos el ponente debe apoyarse en material gráfico o audiovisual, para esclarecer las ideas y hacer la exposición más atractiva.

Aunque existen varias alternativas para elaborar estas presentaciones, la reina sin lugar a dudas es Power Point. No por ello es la mejor (aquí no vamos a entrar a valorarlo), pero es la que emplean la inmensa mayoría. Por eso Internet está lleno de artículos explicando trucos y consejos para sacarle el máximo partido e impactar a nuestra audiencia.

Sin embargo, terminada la exposición el trabajo no ha terminado. Es muy habitual que el cliente o socio con el que nos hemos reunido nos pida que le mandemos la presentación, para poder repasar las ideas que le hemos propuesto. Y si no se hace correctamente, corremos el riesgo de empañar un trabajo bien hecho o incluso de que pierda efectividad.

No se trata de mandar el archivo tal cual. Una vez más, y como ocurriera durante la presentación, hay que tener en cuentas las necesidades y circunstancias de la audiencia. El consultor Luis Alberto Iglesias Gómez nos da algunas alternativas:

¿Para qué quiere el archivo?

Pregúntale a tu destinatario para qué quiere la presentación, ya que en función de esto tendrás que adaptarla a sus demandas. Por ejemplo, si tu presentación está llena de fotografías y vídeos y apenas tiene unas cuantas palabras clave, de poco le servirá a la otra persona cuando quiera repasársela ya que no estarás delante para explicárselo. En estos casos, es mejor mandar un PDF o documento de texto con las ideas fundamentales y dejar en segundo plano el aspecto visual.

Adapta el material multimedia

Si vas a imprimir la presentación, asegúrate de reducir la calidad de las imágenes y elimina los veo (por motivos obvios). Si el destinatario la va a repasar en su ordenador, pregúntale por el dispositivo o equipo que empleará, para adaptar el formato y la calidad del material multimedia a la resolución de pantalla. PowerPoint permite transformar presentaciones en documentos de varios formatos y comprimir los elementos multimedia para generar archivos ligeros, fáciles de enviar y recibir.

Transfórmala en vídeo explicativo

Una interesante alternativa par compartir nuestra presentación en una calidad óptima es convertirla en formato vídeo explicativo. Power Point da la opción de guardar una presentación multimedia con narración y animaciones como un archivo de Windows Media Video (.wmv) y en otros formatos, garantizando así que el destinatario pueda reproducirla y que no se pierde información, sin perder el toque “humano”. Puedes grabar tu voz mientras expones o hacerlo desde la oficina.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.