Empresa

Cómo disculparte en el trabajo: 4 cosas que jamás deberías hacer

pedir perdon trabajo

¿Has metido la pata en el trabajo? Lo primero que deberías hacer es pedir perdón, pero hay maneras más y menos correctas de hacerlo. Te explicamos 4 cosas que no deberías hacer al disculparte en el trabajo y cómo hacerlo adecuadamente.

Todos cometemos errores en el trabajo y en nuestra vida personal, es humano y casi inevitable. No obstante, no todos actuamos de la misma manera después de cometerlos. Muchas veces el problema no está en qué nos hayamos equivocado, sino que no lo hayamos resuelto de manera adecuada.

El primer paso después de meter la pata está en reconocer nuestro error y pedir disculpas. Si no admitimos que no hemos hecho lo correcto no podremos mejorar para futuras ocasiones. Además, si no aclaramos la situación con la otra persona probablemente acaben sacando trapos sucios más adelante.

Cómo disculparse por correo si un proyecto no está listo a tiempo

Una vez aclarada la indiscutible necesidad de pedir perdón tras cometer un error tenemos que aprender cómo hacerlo. Te revelamos 4 cosas que jamás deberías hacer al disculparte y cómo puedes mejorar tu comportamiento a la hora de decir las dos palabras mágicas: lo siento.

  • Solo decir perdón: Murmurar un “Lo siento” no es suficiente. Siempre completa tu disculpa con una explicación sincera. Si no has ido a una reunión a la otra persona no le basta que te disculpes por no ir, quiere saber por qué no acudiste. Muchas veces admitir que se te olvidó apuntarlo en el calendario es mejor que palabras vacías.
  • Intentar excusarte: Si después de decir lo siento añades un “pero” tu disculpa queda descalificada de inmediato. Jamás intentes echarle la culpa a los demás. Es tu error y tienes que aprender a asumirlo. Otra cosa muy distinta es que expliques por qué actuaste de esa manera sin justificar en absoluto tu comportamiento.
  • Decir que eres “lo peor”: “Se me olvidó mandarte los documentos. Soy lo peor”.  No lo eres, y tampoco sirve de nada que lo digas. ¿Qué quieres, que te digan que no lo eres? Esto solo te convierte en una víctima, no implica que no vayas a repetir el error de nuevo así que mejor ahórratelo.
  • Evitar a la otra persona: Encima que tú has cometido el error no hagas que la otra persona sienta que ha hecho algo mal. Si quieres solventar tu error vas a tener que dejar atrás la vergüenza. Ve de frente y pide perdón.

Vía | themuse

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.