Empresa

Cómo aplicar la inteligencia emocional en la empresa

Hoy hablamos de 5 aplicaciones móviles para potenciar la inteligencia
Escrito por Lara Olmo

La inteligencia emocional es una cualidad cada vez más valorada en los empleados y líderes, porque pueden ayudar a extenderla a la cultura empresarial.

Nos encontramos frente a un cambio de modelo en la captación de talento. Mandar CVs a diestro y siniestro ha dejado de ser efectivo, las redes sociales representan un escaparate importante para muchos profesionales y las empresas están dejando de fijarse tanto en la universidad donde han estudiado sus futuros empleados para hacerlo más en cualidades personales.

Ahora las empresas buscan candidatos que, además de estar preparadas para desarrollar sus funciones, sean empáticas, resolutivas o tengan capacidad de adaptarse al cambio. Esto es, profesionales que demuestren tener inteligencia emocional. Un término que hace tiempo que venimos escuchando y que poco a poco se ha colado en nuestro vocabulario habitual, y que empieza a tomar fuerza en el entorno empresarial y de los recursos humanos.

5 malas prácticas de reclutamiento de personal que ahuyentan el talento

Autores especializados en inteligencia emocional como Daniel Goleman indican que ésta se basa en cinco dimensiones: autoconocimiento, autorregulación, motivación, empatía, y habilidades sociales (cómo nos relacionamos con los demás pero también con nosotros mismos).

Un líder que sea capaz de gestionarlas todas lo tendrá mucho más fácil para alcanzar altos niveles dentro de las organizaciones. Son personas que poseen un gran control de sus emociones, están motivados, son generadores de entusiasmo, saben trabajar en equipo, tienen iniciativa y logran influir en los estados de ánimo de sus compañeros.

De hecho, para Goleman, la inteligencia emocional no solo distingue a los líderes excepcionales, sino que está directamente asociada con el éxito de la empresa. Si el líder pone en práctica las competencias de inteligencia emocional y afronta los problemas en base a ella, esta filosofía se extenderá por la organización en forma de una nueva cultura. 

Entonces, ¿cómo es una empresa emocionalmente inteligente? Aquella que posee las capacidades y las competencias necesarias para adaptarse tanto a las exigencias internas como a las de su entorno.

Sólo un tercio de los asalariados españoles están satisfechos con su trabajo 

Las empresas que aplican inteligencia emocional mantienen una relación transparente con sus trabajadores y clientes, les ofrecen oportunidades para la promoción y si los empleados también son emocionalmente inteligentes, el beneficio es recíproco, puesto que ayudan al desarrollo de la compañía. La conclusión de los expertos es que una corporación emocionalmente inteligente siempre serás más competitiva.

Vía | womenalia.com

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.