Empresa

Cómo aplicar la hipótesis de la mente inconsciente de Freud a tus finanzas

mejorar tus finanzas

Es difícil no dejarnos llevar por nuestras emociones en determinadas situaciones, incluso en nuestras actividades financieras. La hipótesis de la mente inconsciente de Freud te servirá para lidiar con tus sentimientos y que no afecten negativamente a tus finanzas.

Sigmund Freud desarrolló la hipótesis de la mente inconsciente, la cual puede ayudarnos en nuestras finanzas o llevarnos por tierras farragosas que sean peligrosas para nuestros negocios.

Su teoría se basa en lograr que nuestro comportamiento pase de ser inconsciente a ser consciente, en concreto hoy lo aplicamos en relación con nuestra vida financiera y cómo no dejarnos llevar por nuestras emociones.

Apps y webs para mantener tus finanzas en orden: ahorros, gastos y más

Su teoría puede dividirse en cuatro puntos principales:

  1. Deja a los perdedores y quédate con los ganadores: A nadie le gusta perder, y a todas nos encanta ganar. Pero ganar y perder provocan impulsos inconscientes que nos hacen actuar de manera errónea. Muchas veces te quedas con las acciones ‘perdedoras’, es decir, las que no te han dado ganancias, y vendes a las ‘ganadoras’ a largo plazo para hacerte con las ganancias de inmediato. Estos impulsos pueden salirte mal, y quedarte con la acción que te ha provocado pérdidas puede ser muy perjudicial.
  2. Las ganancias son tu dinero personal: Tendemos a ser más imprudentes con el dinero que ganamos de una manera o de otra, por ejemplo, en una apuesta o en el casino. Creemos que los golpes de suerte no los merecemos y hasta librarte de ese dinero te alivia. Por eso debes ser consciente de que ese dinero también es tu dinero, y no ser imprudente con el dinero ganado en una apuesta o por suerte.
  3. Tu dinero como un conjunto: Separamos el dinero dependiendo de dónde venga, por ejemplo, el dinero ganado, el dinero heredado, etc. Si nos atenemos a la teoría de Freud, todo el dinero tiene que ser tratado igual, es decir, como un todo. No porque provenga de otros sitios tiene diferente valor o se puede prescindir de él.
  4. Solo puedes invertir lo que no gastas: Freud a lo mejor no conocía lo que era la serotonina, es decir, el químico cerebral que regula nuestra autoestima, pero sí sabía que nos mueve el anhelo del amor y el estatus. Por tanto nuestras inversiones también se ven influenciadas por esto mismo, y las compras que hacemos determinan cómo serán nuestras inversiones, ya que solo podemos invertir aquel dinero que no gastamos.

Así, estos 4 puntos nos vienen a decir que debemos ser conscientes de nuestras acciones financieras y no dejarnos llevar por nuestro inconsciente.

Vía | Value Walk

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández