Empresa

Cómo ahorrar en los 3 gastos inevitables de cualquier economía familiar

ahorrar-en-los-3-gastos-inevitables-de-cualquier-economia-familiar
Escrito por Lara Olmo

Ahorrar se ha convertido en todo un reto para muchas familias. Si no puedes quitarte los extras porque sólo gastas en lo necesario, no te preocupes: también puedes reducir los euros en estas partidas para ir más holgado a final de mes.

Ahorrar siempre ha sido un objetivo prioritario para la mayoría de trabajadores de clase media. Ya no sólo para los imprevistos que puedan surgir, sino porque en el futuro, cuando llegue la jubilación, no quieren renunciar a un estilo de vida digno o incluso desahogado (sobre todo desde que la hucha de las pensiones está bajo mínimos).

En España el ahorro cada vez se ha vuelto más inasumible, con unos sueldos que limitan la capacidad de consumo y un coste de vida cada vez más alto, cuando llega final de mes es casi imposible que queden unos euros en la recámra. Así, la encuesta del INE de 2014 (la última disponible) contabilizaba que el 41% las familias no podían hacer frente a un pago con el que no contaban previamente.

Entre los gastos inevitables que hay en la mayoría de economías familiares (aunque depende del tipo de familia), hay tres que se llevan la palma: la vivienda y sus gastos habituales, con entorno a un 30%, la alimentación, con el 15%, y el transporte (sobre todo para ir al trabajo), con casi el 12% del presupuesto.

Puesto que es tan difícil ahorrar, algunos economistas sugieren que se puede recortar de estas partidas para vernos un poco más desahogados a final de mes o poder afrontar los gastos imprevistos (o en el mejor de los casos, hacer una escapada). Las alternativas para ello te sorprenderán por su sencillez, aunque siempre puedes adaptarlas según tus prioridades:

  • Vivienda: la medida estándar para saber si puedes permitirte el alquiler o hipoteca de una vivienda es que no supere el 30% de tus ingresos brutos. Si lo que quieres es ahorrar, procura que ese porcentaje se reduzca a un 25%.
  • Alimentación: a los españoles nos encanta comer y cenar fuera. Con la crisis esta partida se redujo mucho, pero desde 2014 empezó a repuntar ligeramente y aunque no se acerca a niveles de 2008, sí ha remontado (según el INE, un 9,6% respecto a 2014). Está claro que comer fuera o comer a domicilio es más caro que hacerlo en casa, aunque todo depende de la cocina familiar. Las exquisiteces, productos exóticos y la comida ecológica encarecen considerablemente la lista de la compra, y si andas más apretado, siempre puedes prescindir de ello.

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.