Empresa

CNMC lucha contra las normas anti-Airbnb en Madrid, Bilbao y San Sebastián

Airbnb compartirá tus datos con las autoridades

Las normativas propuestas en Madrid, Bilbao y San Sebastián sobre el alquiler turístico limitarían drásticamente la presencia de Airbnb en las tres ciudades. No obstante, la CNMC ha impugnado en tribunales las normas anti-Airbnb. Te explicamos por qué.

El los últimos meses varias grandes ciudades españolas han ido anunciando sus planes para limitar Airbnb. Concretamente en el centro de la capital, Madrid, el ayuntamiento prevé ilegalizar el 95% de las viviendas turísticas.

No obstante, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impugnado en los tribunales la reciente normativa urbanística de Madrid, junto a la de Bilbao y San Sebastián, por resultar perjudicial a los consumidores y usuarios así como dañar la competencia.

En las tres ciudades impondrán límites para el alquiler de pisos turísticos. En el caso de Madrid será necesaria una licencia para poder alquilar tu piso en Airbnb, y establece un periodo de un año hasta que empiece a otorgar nuevos permisos para ciertas zonas.

Por su parte, en Bilbao y San Sebastián solo podrán servir de uso turístico las viviendas en plantas bajas o primeras de los inmuebles, a no ser que tengan acceso independiente a la calle. La normativa difiere un poco en ambas ciudades; en Bilbao necesitan también autorización y registro, y en San Sebastián estará prohibido establecer nuevas viviendas turísticas en algunas zonas.

Todas estas medidas tienen efectos restrictivos sobre la competencia en las tres ciudades, al impedir la entrada de nuevos operadores y consolidar a los oferentes de alojamientos turísticos ya instalados“, estableció la CNMC según informa El Economista.

Las 10 ciudades con los precios de Airbnb más altos

A juicio de Competencia, la nueva normativa provocará precios más elevados en el alojamiento turístico, además de dañar la calidad, inversión e innovación en los alquileres turísticos de estas tres ciudades.

Además, consideran que los objetivos de interés general que se persiguen con la nueva normativa no están bien establecidos, y mantienen que no hay prueba alguna de que las medidas elegidas sean las más idóneas para lograrlos.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.