Empresa

10 claves para ser más productivo si trabajas desde el portátil

Te aportamos varias claves imprescindibles para ser productivo trabajando desde el portátil

El portátil es una de las herramientas esenciales para muchos trabajadores, especialmente para freelances y autónomos del ámbito del periodismo digital, el marketing online, el diseño gráfico o la fotografía. Si quieres aumentar al máximo tu productividad, atiende a los siguientes consejos.

¿Trabajas desde tu portátil habitualmente? Muchas personas que desarrollan sus funciones desde casa, son freelances en un espacio de coworking o se lo llevan de vacaciones para resolver determinadas tareas tienen este instrumento tecnológico como herramienta clave, una de las abanderadas de la descentralización y flexibilidad laboral por la que abogan ya muchas empresas en este siglo XXI.

Sin embargo, si no estás todavía habituado a trabajar en este tipo de equipo, te ves obligado a trabajar unos días desde casa o te estás estrenando en el mundo freelance puedes ver mermada tu productividad, estresarte, optimizar mal tu tiempo. tener problemas de espaldas o desmotivarte al usar el portátil.

Sigue los siguientes consejos para mejorar tu productividad al usar el ordenador portátil como elemento de trabajo.

10 puntos básicos para ser productivo trabajando con el portátil

  1. Es recomendable utilizar teclado y ratón inalámbricos: Especialmente si el volumen de texto a escribir es bastante, tienes que realizar tareas vinculadas a la contabilidad o si empleas programas de edición que requieren el uso continuado del ratón, es mejor que estos dos elementos sean inalámbricos, ya que son más cómodos y funcionales que los propios del portátil. Lo perfecto es que estén a la misma altura en tu mesa de trabajo.
  2. También puedes trabajar con dos pantallas para acelerar tu ritmo de trabajo, mejorar tu perfil multitarea y ayudar a tu vista. Conectar tu portátil con una pantalla de 24 a 32″ hará que puedas montarte tu propia oficina.
  3. Cuida tu postura corporal: La pantalla debe estar a la altura de tus ojos y en posición frontal, los pies apoyados en el suelo sin que cuelguen y las piernas, a poder ser, en un ángulo de 90 grados con respecto al suelo, mientras que las rodillas deben estar por encima de las caderas. A la hora de trabajar, apoya los antebrazos al escribir y ten los hombros relajados y tus brazos en ángulo recto.
  4. Protege tu vista: Para ello, configura tu dispositivo, realiza ejercicios oculares, reduce las consultas al móvil -principales causantes de la sequedad ocular y del deficit de atención que experimentamos los trabajadores en la actualidad- y emplea sueros para mejorar el problema de los ojos secos.
  5. Silla que garantice la sujeción adecuada: Debes cuidar tu espalda en especial, concretamente la zona lumbar. Una silla de calidad adaptada a tu peso y altura es recomendable. Debes emplear todo su respaldo o ayudarte con cojines o refuerzos lumbares.
  6. Una buena iluminación externa: Lo ideal es que sea un foco lumínico de carácter cenital -procedente desde arriba- y además, no renunciar a una pantalla de buena calidad.
  7. Separa bien tu ambiente laboral de tus espacios de ocio o descanso: Este punto es relevante si trabajas con el portátil desde tu propia casa, ya que en un espacio de coworking la concentración es más sencilla y surgen menos problemas de productividad. Vístete por la mañana, ten un lugar de trabajo ergonómico, limpio, carente de distracciones y fijo. Una cosa es que un día trabajes en otra estancia de la casa, pero no debe convertirse en costumbre.
  8. Descansos periódicos: Al convertirte en el rey de tus propios horarios, puede que te sientas tentado a trabajar del tirón o no realizar descansos. ¡Error! Tu productividad te agradecerá que estires las piernas, hagas una pausa para hacer recados, tomar un tentempié o leer el capítulo de un libro. Puedes ayudarte de técnicas como Pomodoro o del método Kanban.
  9. Instala aplicaciones y herramientas en tu equipo que te ayuden a ser más productivo: Existen toda clase de soluciones que puedes instalar en unos segundos para ayudarte con el orden, la facturación electrónica, la gestión de tareas, la realización de infografías, la búsqueda de fuentes. la monitorización en redes o el trabajo colaborativo, entre muchas otras alternativas. También puedes tenerlas a mano en tu móvil.
  10. Cuida la calidad de tu sueño y realiza ejercicios de relajación: Dormir las horas suficientes y con unas condiciones saludables garantizan una productividad elevada y un mejor rendimiento durante el día. Además, puedes descargar aplicaciones de mindfulness, utilizar soluciones específicas para controlar tu ansiedad como este juguete o apostar por la práctica de deporte de forma regular. 

 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.

  • Daria Maestas

    De mi parte quería decir que es totalmente la verdad esto con las pausas. Se puede aprovechar mucho explotando unas herramientas de kanban que dijiste. p.ej. https://kanbantool.com/es/ Con ellas bien sabemos cuando hay que descansar y no se prolonga la tarea en infinito.