Empresa

Claves para olvidarte del correo electrónico en vacaciones

Travelofertas, una aplicación para soñar con viajes y cruceros
Escrito por Lara Olmo

El síndrome del chequeo constante de mensajes puede acarrearte serias dificultades durante las vacaciones si lo que quieres es desconectar. Para que el correo electrónico te las amargue, presta atención a estas claves.

La mayoría de trabajadores afirmará con rotundidad que sus vacaciones son más agradables cuando no tienen que consultar el correo electrónico. Sin embargo, son muchos los que lo hacen.

Y es que la tecnología móvil ha provocado que muchas personas no puedan evitar coger su smartphone y echar un vistazo a lo que está ocurriendo en su empresa, aun estando en su periodo vacacional. Es lo que se conocen como el síndrome del chequeo constante de mensajes.

10 consejos de cibeseguridad para estas vacaciones

Hay infinidad de estudios que ponen cifras a esta realidad. Un informe reciente Intel Security afirma que quienes están de vacaciones consultan el correo electrónico personal y de trabajo al menos una vez al día. Otro de la web Hoteles.com, constata que un 68% de los españoles acaba revisando su correos electrónico laboral en algún momento de las vacaciones. Y podríamos citar muchos más.

Entonces, ¿es inevitable que esto ocurra? Si aún no te has ido de vacaciones, te alegrará saber que hay formas de que el móvil, y en particular el correo electrónico, no te tenga esclavizado durante esos días en los que quieres desconcertar.

Déjalo todo atado

Aunque lo recomendable es dejar todos los temas terminados antes de irnos de vacaciones, siempre puede haber algún fleco que quede por resolver. Si es así, lo ideal es que, si puedes, designes a alguien para manejar las decisiones. Preferiblemente una persona de confianza, que conozca tu forma de trabajar y tenga cierta noción de lo que abarca tu puesto, a la que dejes algunas directrices marcadas.

Prepara la bandeja de entrada

Seguramente te preocupa encontrarte la bandeja de correo electrónico desborda a tu regreso de vacaciones. Puedes evitarlo si antes de tu marcha limpias la bandeja de entrada y programas un mensaje de auto respuesta automática indicando a las personas que quieran contactarte que estás de vacaciones, y qué hacer o a quién dirigirse durante tu ausencia.

Avisa a los clientes

Además del mensaje automático de ausencia por vacaciones, conviene avisar a aquellos clientes o proveedores con los que tengas asuntos previstos que resolver. Resulta menos frío que el sistema automático y verán que te interesas por ellos. Aclárales que a tu vuelta los retomaréis y con quién pueden contactar en caso de necesidad durante tu ausencia.

Fija el momento de conexión

Si te ves incapaz de aislarte del teléfono móvil y no consultar en algún momento las notificaciones, lo aconsejable es fijar un momento concreto y único cada día para conectarte Por ejemplo puedes pasar el día sin el móvil y reservar cinco minutos por la noche para mirarlo.

Si prevés que durante las vacaciones el contacto con la oficina va a ser inevitable, sugiere pactar una franja en la que estar disponible.

Ten un plan ‘B’

Si a pesar de todas estas claves, surge un asunto importante que no queda más remedio que solventar durante tus vacaciones, lo mejor será que tengas preparado un plan de actuación. Aunque dicho así puede sonar complejo, en realidad a veces la solución puede estar en una simple llamada a la persona indicada. En el peor de los casos el sistema en la nube podrá salvarte de este tipo de imprevistos, siempre y cuando allí donde vayas tengas conexión a internet.

Si te marchas sabiendo cómo comunicarte y con quién y dónde están los recursos importantes (tipo claves) en el caso de que algún problema ocurra, te irás con mayor tranquilidad de vacaciones.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.

  • Ruth Sánchez García

    Poca gente le da la importancia que tiene a desconectar del trabajo, precisamente para volver con las ganas y la mente listas de nuevo. Buen artículo, a veces nos olvidamos de lo simple 🙂