Empresa

Claves para elegir el mejor nombre para nuestro negocio

economia-colaborativa

¿Estás pensando en montar una nueva compañía? Te damos las claves para elegir el mejor nombre para nuestro negocio. Y es que es una misión más complicada de lo que parece.

Emprender está de moda: por necesidad, por autonomía o porque cada vez surgen ideas más originales; lo cierto es que cada día surgen más y más startups en nuestro país llamadas a marcar la diferencia en ámbitos tan distintos como las redes sociales, el marketing, servicios, transporte, sanidad, educación o industria 4.0.

Y por todos es sabido que el camino para crear un negocio no es nada sencillo, empezando por los tediosos trámites administrativos y siguiendo con la búsqueda de financiación y de los primeros clientes.

En la base de todo ello, sin embargo, los emprendedores se encontrarán con un reto igualmente desafiante: escoger el nombre ideal para su nueva empresa.

Para muchas personas, esta tarea puede convertirse en una misión imposible… mientras que otros muchos se pasan de originales y acaban condenando la viabilidad de su startup por un nombre horrendo o que no representa los valores y objetivos de la empresa.

El ‘naming’ de una empresa no es una cuestión baladí: es lo primero que cualquier cliente, partner o trabajador va a ver de nuestro negocio, la primera impresión que vamos a dar y el reclamo que debe servir para que nuestros usuarios recuerden nuestros servicios o productos.

¿Es posible elegir el nombre perfecto? ¿Hay una receta mágica? Lamentamos decir que no: ni siquiera las grandes agencias de publicidad aciertan el 100% de las veces en que diseñan la marca e imagen corporativa de una nueva empresa. Pero sí que hay algunos consejos a tener en cuenta para escoger una denominación comercial apropiada y de éxito…

Dotarlo de personalidad

Lo primero es conocer el negocio, su misión y sus valores. ¿Por qué nace la empresa? ¿Qué necesidad pretende cubrir en el mercado? ¿Qué emociones quiere transmitir con sus productos y servicios? ¿Cuál es la actitud -desenfadada o formal- de la compañía respecto a sus clientes?

La respuesta a todas estas cuestiones nos dará como resultado la personalidad de la startup, el elemento que debe casar a la perfección con el nombre que elijamos: una representación en forma de palabra o palabras de la forma de ser de nuestra recién creada idea de negocio.

Palabras reales

9 roles imprescindibles en tu equipo para garantizar el éxito

Aunque a todos nos tienta la idea de inventarnos palabras, cuando estamos creando un nombre comercial es importante que sea fácil de recordar y que no resulte demasiado extravagante, ya que la gente tiende a olvidar las marcas más complejas o que no comprenden.

Por ello, una buena idea es incluir palabras reales (que se puedan encontrar en el diccionario) o variaciones de la misma para facilitar esta tarea de recuerdo.

Usar palabras fáciles de memorizar

equipo creativo

En la misma línea del punto anterior, las palabras que son complicadas de recordar son malas marcas comerciales. En ese sentido, nombres sin sentido suelen ser elecciones erróneas al no poderse convertir en una palabra fácil de repetir y compartir (a nadie le gusta tener que deletrear el nombre de su empresa para poderse comunicar)… con sonadas excepciones como Google.

Pero si nos atenemos a la mayoría de empresas de éxito internacional nos encontramos con marcas como Facebook (compuesta de ‘face’ y ‘book’, términos más que corrientes en inglés), Salesforce o Red Bull.

Nombre escalable

feedback equipo reunion

Nuestra compañía nace con un modelo de negocio concreto, con un producto o servicio estrella. Pero no debemos olvidar que la empresa es un organismo vivo y que nuestra cartera de productos y servicios va a evolucionar conforme pase el tiempo, por lo que nuestra marca debe ser capaz de soportar potenciales cambios de mercado y propuestas comerciales.

En ese sentido, si nuestra denominación es muy específica, puede provocar una limitación extra que impida el crecimiento de la organización en el futuro.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.