Empresa

6 cosas para crear un ambiente de comunicación positiva en la oficina

6 cosas para crear un ambiente de comunicación positiva en la oficina

En el seno de una empresa pueden sucederse rumores negativos, cotilleos, malentendidos y conflictos tanto personales como profesionales. Para evitarlos en la medida de lo posible y generar un entorno positivo, te aportamos las siguientes sugerencias.

Ningún ambiente laboral es del todo perfecto, ya que cada uno de sus integrantes son un mundo y en este espacio confluyen objetivos, infraestructura, tensión, expectativas, conflictos y diferencias de opiniones que deben ser gestionados de la mejor manera posible. Aunque es lógico que no puedas evitar todos los problemas inherentes al desarrollo de tu actividad ni conseguir alegrar todas las discusiones entre compañeros o detener la presencia de empleados tóxicos, sí que puedes realizar acciones específicas que afecten positivamente a tu entorno de trabajo. 

4 claves para diseñar una oficina más fresca, moderna y sostenible

En un ambiente idílico, las personas dan lo mejor de si mismas en su lugar de trabajo, se brindan apoyo y no se hablan de forma despectiva ni fomentan la envidia, la competitividad insana o los rumores infundados. Dado que en la realidad todos estos elementos tóxicos pueden impregnar -y oscurecer- tu jornada diaria, toma nota del granito de arena que puedes poner de tu parte para que la comunicación con tus compañeros sea más honesta y eficaz. De esta manera también favorecerás la productividad y la motivación.

Claves para una mejor comunicación en tu trabajo

  • Comienza contigo mismo: Como con todo en la vida, es clave predicar con el ejemplo. ¿Cómo? Dando siempre el beneficio de la duda, contrastando la información recibida, cuidando el lenguaje y el tono que empleas para aportar una crítica constructiva, asumiendo la responsabilidad de tus palabras y poniendo de tu parte para evitar malentendidos. Siempre que quieras solucionar un tema o conflicto con un compañero, hazlo de forma directa y sin intermediarios.
  • Involucra a todos: Especialmente si eres el jefe y debes construir tu propio estilo de liderazgo, es importante que aprendas y difundas técnicas para resolver conflictos y formes a los empleados -recurriendo, por ejemplo, a sesiones de coaching- para potenciar su inteligencia emocional y que de este modo sepan reconocer sus fortalezas y habilidades, acepten los cambios cambios positivamente y sepan reaccionar ante los problemas con solvencia y capacidad de cambio.
  • Práctica diaria: Comunicarte con los demás con intenciones positivas no algo puntual, sino un ejercicio diario. Solo así podrás luchar contra el exceso de ego, la envidia o la actitud a la defensiva que acompaña a muchas diferencias que pueden surgir en el trabajo.
  • No discutas por correo electrónico: El email y las aplicaciones de mensajería instantánea pueden conducir a malentendidos debido a que no existe tono o lenguaje no verbal que acompañe a las palabras. Tampoco es aconsejable abordar un conflicto por teléfono, por lo que en la medida de lo posible te recomendamos solventar los problemas cara a cara. 
  • Escucha más: Como reza el dicho “tienes dos oídos y una boca, escucha más de lo que hablas”. Para ello es importante tener apertura de miras, ser una persona curiosa, hacer preguntas honestas y desarrollar la empatía.
  • Dobla tus esfuerzos ante el conflicto: Si un compañero es desagradable, busca bronca contigo o ha generado un malentendido, intenta ponerte en su piel, explorar sus intenciones y convertir la contienda en una conversación productiva cuyo feedback te ayude a aprender y a cambiar la actitud negativa de la otra persona.

Vía | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.