Empresa

China arrebata a Estados Unidos el puesto de primera potencia económica mundial

La ley que afecta a las empresas tecnológicas extranjeras en China
Escrito por Lara Olmo

El gigante asiático ha estado dormitando durante unos años pero empieza a despertar. Su economía está creciendo gracias en gran medida a la industria tecnológica y ya adelanta a la estadounidense.

Llegó a la Casa Banca con el objetivo de “hacer a América grande nuevo”, pero a Donald Trump no le están saliendo las cosas como tenía planeado. Sus políticas proteccionistas y el rechazo a participar en medidas y acuerdos internacionales para combatir el calentamiento global están restándole protagonismo global a la que hasta ahora era la potencia hegemónica por excelencia.

Pero hay más: mientras el la economía de Estados Unidos se ralentiza, con apenas un incremento del 0,7% en el primer trimestre de 2017 (frente al 1,6% del año anterior), los números de China no dejan de mejorar, y en el segundo trimestre de este año crece un 6,9%.

Este dato, como explica el experto en derecho Miguel Ormaetxea, refleja un cambio significativo en el orden mundial. La hegemonía planetaria ya no está al Oeste del mapamundi sino que empieza a trasladarse hacia Asia y el Pacífico, con consecuencias globales.

Hace tiempo que China amenaza la supremacía de Estados Unidos, aunque su estancamiento económico de los últimos años había hecho que este momento tardara en llegar. El año pasado pasado el gigante asiático ya representaba el 18% de la economía mundial.

Su particular modelo, que combina política autoritaria y economía de mercado, sitúa a China en una posición única y el desarrollo de su industria tecnológica la convierte en potencia clave en sectores como la robótica y en la economía digital, con el buscador Baidu o el gigante del comercio electrónico Alibaba, equivalente de Amazon.

China usa física cuántica para mandar mensajes indescifrables al espacio

Lo paradójico de este crecimiento es que hasta ahora ha sido silencioso (o más bien silenciado) en Occidente. El egocentrismo tradicional de esta región del mundo la ha hecho ajena a lo que sucede en el exterior, y mientras tanto China va ganado terreno

Las cifras de los informes se suelen centrar en el rendimiento económico de los “Big Five”, cuando muchas de sus homólogas asiáticas y chinas son tan o más grandes que ellas. Ahora muchas planean su salto a Europa.

El gigante asiático está haciendo importantes inversiones también en materia medioambiental y de energías limpias, un área que hasta hace poco tenía bastante descuidada. Sólo hay que echar un vistazo a la “ciudad-bosque” que está construyendo en la región de Liuzhou al sur el país.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.