Empresa

¿Cambio de cromos Dell-VMware para devolver al gigante a Bolsa?

Dell Technologies necesita dinero para afrontar su abultada deuda y la manera más fácil y rápida de lograrlo pasa por salir a Bolsa. La duda está en si se producirá una oferta pública al uso o mediante una fusión con su filial cotizada VMware.

Dell Technologies, ese coloso digital surgido de la compra de EMC por la firma de Michael Dell a cambio de unos 55.000 millones de euros, está viendo cómo la vida fuera de los mercados públicos no es tan sencilla como se las veían y deseaban en un inicio.  Y es que, al no cotizar en Bolsa ni querer desprenderse de ninguna parte relevante del ingente grupo tecnológico, la única vía de financiación de Dell pasa por la deuda.

Un pasivo que parece no dar ya más de sí. Actualmente, Dell Technologies debe unos 37.000 millones de euros, una cifra descomunal y que ha generado toda clase de rumores sobre cuáles serán los pasos de Michael Dell y los suyos para salvar los muebles. Y la hipótesis más plausible pasa por volver al punto de partida, es decir, regresar a los parqués.

Así se lleva comentando en los mentideros del sector desde hace unos meses y, según la CNBC, parece que ya ha sido confirmado por fuentes de la propia multinacional. De este modo, Dell Technologies regresará a Bolsa para obtener liquidez con que hacer frente a su deuda y, al mismo tiempo, garantizar su sostenibilidad a largo plazo.

Pero la duda llega en la modalidad en que materializar esta vuelta a los mercados bursátiles. Existen dos grandes alternativas en ese sentido: o bien una oferta pública al uso o, la más creativa, un ‘cambio de cromos’ con VMware para aterrizar en los parqués.

Recordemos que Dell controla un 82% de VMware, filial del grupo valorada en nada menos que 50.000 millones de dólares. Por tanto, un acuerdo entre ambas entidades permitiría a la matriz comenzar a cotizar de forma inmediata y poder moverse con plena libertad para captar fondos, al mismo tiempo que integra a un coste reducido una de sus patas de negocio más rentables.

A falta de saber los detalles de este movimiento (o, si tan siquiera, se producirá), esta clase de cambio de cromos no es nada nuevo en nuestro tejido empresarial. En España, sin ir más lejos, ya vivimos un proceso similar cuando Criteria (el brazo de participaciones industriales de laCaixa) intercambió su plaza en la Bolsa española con Caixabank (el negocio financiero del grupo) en plena crisis económica.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.