Empresa

Bruselas multa a Google con la sanción más alta de la historia

Bruselas multa a Google con 4.340 millones por abuso de posición dominante con Android

Bruselas multa finalmente a Google con 4.340 millones por abuso de posición dominante con Android, la que ya es la sanción de cuantía más elevada emitida por el Ejecutivo comunitario hasta la fecha.

Todas las miradas estaban depositadas en Bruselas esperando el veredicto final en torno a la cuantiosa sanción económica que desde la UE recaería sobre Google, una historia que se remonta a la primavera de 2016, momento en el que la Comisión de Competencia acusó al rey de los buscadores de abuso de posición dominante con Android.

La Comisión de Competencia considera que a través de su sistema operativo para móviles Google habría abusado de su posición de dominio y restringido el acceso a sus competidores. Sin embargola tecnológica siempre negó dicha acusación argumentando que Android incentiva la competencia y no obliga a los fabricantes a incorporar aplicaciones predeterminadas en sus dispositivos móviles.

Los ‘pecados’ de Google en Europa: así es su ingeniería financiera para pagar menos impuestos

La decisión final de la UE se ha conocido tras años de investigación por parte de la Comisaría de Vestager. Los reguladores antimonopolio de la Unión Europea pospusieron a comienzos de julio el veredicto violación de la tecnológica a las leyes antimonopolio europeas para evitar choques durante la visita del presidente estadounidense Donald Trump. La sanción es de 4.340 millones de euros, la más alta emitida por Bruselas hasta este momento a una sola compañía. 

Google ha impuesto restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos Android y operadores de redes móviles para consolidar su posición de dominio en las búsquedas online”, ha afirmado el Ejecutivo comunitario mediante un comunicado, explicando que la tecnológica exigió a los fabricantes de dispositivos inteligentes la preinstalación de sus servicios de búsqueda Google Search y su navegador Google Chrome como condición para darles licencia de uso de la Play Store.

Desde la Comisión Europea también destacan que “Google pagó a fabricantes y operadores de redes móviles para la instalación de su defecto su buscador, al tiempo que les impidió vender teléfonos inteligentes que tuviesen versiones alternativas de Android no aprobadas por Google”.

La tecnológica tiene tres meses -90 días- para poner fin a esta situación o afrontar multas coercitivas de hasta el 5% del volumen de negocios mundial medio diario de Alphabet, la matriz de Google. Al respecto, Margrethe Vestager, responsable de la Política de Competencia, afirmaba que las prácticas de Google no han permitido a sus competidores innovar y competir en función de sus méritos, además de impedir a los europeos contar con una competencia efectiva.

Por su parte, desde Google han revelado que recurrirán la sentencia. Cabe recordar que esta se suma a la sanción de 2.424 millones de euros impuesta por la UE en junio de 2017 por abuso de dominio al favorecer a su servicio de comparación de compras en su motor de búsqueda. Pese a que oficialmente recurrieron la sanción, tomaron como medida trocear su negocio para que Google Shopping opere de forma independiente y evitar nuevas represalias.

Desde la empresa se han defendido de la actual sanción de 4.340 millones de euros mediante un comunicado oficial argumentando que “Android ha creado más opciones para todo el mundo, no menos. Un ecosistema pujante, innovaciones rápidas y precios más bajos son distintivos clásicos de una fuerte competencia”. 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.