Empresa

Bill Gates dona acciones de Microsoft por valor de 4.600 millones

bill gates
Escrito por Eduardo Álvarez

Bill Gates ha realizado la segunda mayor donación de su vida. Esta vez son 4.600 millones de dólares en acciones de Microsoft.

Poco a poco parece que Bill Gates va deshaciéndose de las acciones que aún posee de Microsoft, la compañía que él mismo fundó. No lo hace vendiendo su stock, sino donándolo a la Fundación Bill & Melinda Gates, la mayor de Estados Unidos.

Poco a poco, el filántropo norteamericano ha ido donando cada vez sumas mayores, aunque no lo hace en dinero contante y sonante sino en forma de acciones. Éstas pueden ser vendidas para convertirlas en liquidez o mantenidas, de forma que poco a poco van enriqueciendo a la Fundación con los dividendos anuales.

La última donación de Bill Gates ha sido hecha pública hoy mismo. Esta vez son 4.600 millones de dólares en acciones de Microsoft, la segunda mayor realizada hasta ahora. La única que supera a esta suma es la que hizo en el año 2000, de 5.000 millones de dólares.

Aún está por confirmar que el dinero haya ido efectivamente a su propia fundación, aunque es un mero trámite. Prácticamente la totalidad de sus donaciones han ido a parar a esta asociación, controlada por su mujer. Son cientos los proyectos que el dinero salido de las arcas de Microsoft ha financiado en todo el mundo.

¿Conoces el Surface Laptop? Este es el producto estrella de Microsoft

En total, las donaciones de Bill Gates ascienden ya a 40.300 millones sólo a dicha Fundación. Se espera que esta cifra aumente, pues la fortuna del matrimonio está calculada en 90.000 millones, de los que al menos la mitad han anunciado que acabarán en distintas iniciativas solidarias.

Gates ya se ha retirado de la primera línea de gestión de Microsoft. Ahora es Satya Nadella el que ocupa el cargo de CEO, uno de los protagonistas del cambio de rumbo de la compañía en los últimos años. Ahora apuestan por diversificar Windows y hacerle la competencia a Apple con las Surface y el Surface Laptop.

Vía | Philanthropy

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez