Empresa

Beneficios fiscales: cómo ahorrar dinero a tu negocio en sus impuestos

impuestos herencia empresas

Donaciones, invertir en innovación, apostar por startups o tener una empresa familiar son sólo algunas de las exenciones y beneficios fiscales para reducir lo impuestos que recoge la normativa española.

Aunque necesarios para mantener vivo el Estado del Bienestar, a ninguno de nosotros nos gusta pagar impuestos cuando llega la hora de hacer la declaración la Renta; ese dinero tan bien ganado con el sudor de nuestra frente que nos es arrebatado para gastos públicos con los que no siempre estamos de acuerdo. Este sentimiento es común tanto para ciudadanos como para empresas: no hay compañía que no desee que su carga tributaria sea la mínima posible.

Todos conocemos las polémicas maniobras que las grandes corporaciones emplean para evitar el pago de los impuestos que les corresponden legalmente (como los desgraciadamente famosos sándwich holandés o el doble irlandés). Sin embargo, y sin llegar a introducirnos en las pantanosas aguas de la ilegalidad y la estafa, existen mecanismos para reducir el dinero que tendremos que darle al Gobierno a final de año.

Se trata de mecanismos 100% legales, recogidos por la normativa española, y que buscan ayudar a que las empresas funciones de manera más eficiente, puedan renovar sus parques de maquinaria (mediante amortizaciones más flexibles) o motivar a las compañías para que inviertan en innovación o para que donen parte de sus beneficios a obras sociales.

10 negocios rentables que triunfarán en 2017

Inversiones en I+D

Con el objetivo de que las empresas españolas dediquen parte de su presupuesto a I+D, el gobierno español ofrece varias deducciones fiscales sobre el Impuesto de Sociedades, en el artículo 35 del Capítulo IV de la Ley 27/2014. En ese sentido, se incluyen incentivos que nos pueden permitir desgravarnos hasta el 42% de todo el gasto directo que hagamos en innovación (hasta un cierto límite de cuota).

Asimismo, las empresas también se pueden beneficiar de bonificaciones de hasta el 40% en la cuota empresarial de la cotización a la Seguridad Social de su personal investigador dedicado al I+D.

Donaciones

Las donaciones son una de las formas tradicionales de reducir nuestra carga fiscal al mismo tiempo que hacemos un impacto positivo en la sociedad y reforzamos la imagen y los valores de la marca. En ese sentido, hay que recordar que las donaciones no son un gasto deducible en sí mismas, pero pueden darnos derecho a ciertas deducciones en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas o de Sociedades.

Los trucos de los millonarios para ahorrar

Para ello, la entidad que reciba la donación debe estar inscrita en el artículo 16 de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, como una organización sin fines lucrativos y beneficiaria de incentivos fiscales al mecenazgo. Entre ellas figuran el propio Estado (incluyendo ayuntamientos y CCAA), universidades públicas, organismos públicos de investigación o ciertas instituciones culturales del estado, como el Instituto Cervantes.

En total, siendo empresas, podremos tener derecho a una deducción en la cuota íntegra de hasta el 35% de la donación, ampliable al 40% si hemos dado dinero a esa misma institución en los dos años anteriores. Sin embargo, no podremos justificar por esta vía más del 10% de toda la base imponible del ejercicio, aunque la cantidad sobrante de beneficio fiscal la podremos aplicar en los diez años siguientes.

Empresas familiares

En España, alrededor de nueve de cada diez compañías son de carácter familiar, entendidas como tales aquellas donde la unidad familiar (padres, hijos, nietos, hermanos, mujer/marido) controla el 20% de una determinada sociedad. Y dado que se entiende que estos negocios tienen más dificultades que las grandes corporaciones con ingentes capitales detrás, el Gobierno también incluye algunos beneficios fiscales para reducir los impuestos para estas organizaciones.

10 formas de ganar dinero mientras duermes

Eso sí, estas empresas familiares no pueden estar dedicadas a gestionar patrimonios mobiliarios ni inmobiliarios y el sujeto principal debe estar al frente de la misma, recibiendo de esta compañía la mayoría de sus ingresos. De cumplir con estos requisitos, los negocios familiares podrán acceder a interesantes exenciones en el Impuesto de Patrimonio y en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Factores-que-debes-comprobar-antes-de-invertir-en-startup

Startups

Uno de los problemas de las startups en España es acceder al capital necesario para su crecimiento, al mismo tiempo que los inversores se han quejado históricamente de las trabas fiscales a una operación de riesgo como es la apuesta por negocios de reciente creación con modelos de negocio todavía por desarrollar.

Para motivar esta clase de operaciones, el Ejecutivo lanzó en 2013 una ley de apoyo a los emprendedores que incluía, entre otras medidas, una deducción del 20% en el IRPF de todo el dinero invertido en la compra de acciones o participaciones en empresas de nueva creación, con un límite de 10.000 euros por declaración. Además, cualquier inversor en startups podrá disponer de sus ganancias patrimoniales derivadas de una startup sin tener que pagar impuestos por ellas, siempre y cuando las reinvierta en otra compañía del mismo tipo.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.