Empresa

Barack Obama quiere reciclar a los mineros del carbón en pilotos de drones

La placa identificativa del drone debe estar en lugar visible

El gobierno norteamericano dedicará más de dos millones de dólares en crear un centro para reconvertir a los mineros en pilotos de aeronaves no tripuladas.

La revolución digital que vive nuestra sociedad está provocando un cataclismo en muchas profesiones que, antaño, daban empleo a miles de personas. Uno de los ejemplos paradigmáticos de este cambio de ciclo es la minería del carbón, estrella en las primeras revoluciones industriales, pero que ahora afronta un futuro incierto ante el auge de energías más limpias, seguras y económicas.

Sin embargo, ello está provocando la reconversión forzada de todos estos trabajadores desde el fondo de las minas hacia nuevas profesiones con mejores perspectivas laborales. Y, mientras en España las cuencas mineras -como Asturias o El Bierzo- aún no han encontrado su rumbo, en Estados Unidos parecen tenerlo muy claro.

El propio Barack Obama, quizás el presidente más comprometido con la transformación digital de la historia de EEUU, acaba de comprometer más de dos millones de dólares para capacitar a los mineros del carbón hacia nuevas carreras profesionales. Más en concreto, como pilotos de drones.

Amplio programa para la reconversión económica

La iniciativa forma parte de un ambicioso plan federal dotado de 28 millones de dólares para reducir el impacto de la evolución energética en este amplio mercado de trabajo, según recoge el portal Recode. Medidas esenciales si tenemos en cuenta que hay estados como Virginia Occidental o Kentucky donde se están perdiendo miles de empleos cada año por la decadencia de la minería.

En total, el programa incluye 43 proyectos para la reconstrucción económica de las zonas más afectadas, así como otras acciones puntuales como la construcción de un centro de formación especializado en nuevas tecnologías (localizado en Tennessee) y el mencionado centro de capacitación para pilotos de aeronaves no tripuladas en el condado de Wise (suroeste de Virginia), cuyo coste está estimado en 2,2 millones de dólares.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.