Empresa

Banco Santander anuncia un ERE y el cierre de 450 oficinas

El Banco Santander anuncia un ajuste de plantilla
Escrito por Juan Carballo

La entidad presidida por Ana Patricia Botín ha anunciado cambios estructurales profundos para afrontar la crisis que atraviesa el sector financiero en Europa.

Banco Santander, el mayor grupo financiero español, ha anunciado una reducción de su red comercial y de los servicios centrales que implica un “ajuste de plantilla”. El consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez, ha comunicado el cierre de sucursales para “afrontar una etapa de grandes cambios”.

Los sindicatos fueron convocados este jueves para comunicarles parte de estas medidas, justificadas parcialmente por el “actual entorno económico y el fuerte incremento de los costes regulatorios”. El sector está atravesando por una época de profundas transformaciones que implican a nuevos competidores en el contexto de la revolución digital. Por estos motivos, el Banco Santander profundizará los cambios que se pusieron en marcha desde que Ana Patricia Botín asumió la presidencia del grupo.

Entre 1.000 y 2.500 trabajadores menos

Los sindicatos se han mostrado inquietos y temen despidos masivos. A pesar de que la compañía solo ha abierto el proceso negociador sin cuantificar las dimensiones del cambio que se avecina, los cálculos preliminares prevén entre 1.000 y 2.500 trabajadores menos. El objetivo es reestructurar la plantilla para suprimir las oficinas más pequeñas y concentrar así la actividad en otras más grandes.

La plantilla actual asciende a 24.216 empleados, esto es, 624 menos que en el año 2014. Aparte de en el español, Banco Santander también tiene una fuerte presencia en los mercados de Reino Unido y Brasil. El año pasado se cerraron 44 oficinas hasta alcanzar las 3.467 sucursales actuales. Se estima que en esta ocasión se cerrarán aproximadamente 450 oficinas donde trabajan de media entre uno y tres empleados.

Para el 2018, Banco Santander espera que su red comercial esté compuesta, aproximadamente, por un millar de sucursales dotadas con más medios. Pero este proceso transformador también afectará a los servicios centrales, donde la entidad se propone reorganizar los recursos disponibles para las distintas áreas y suprimir así, de manera estratégica, las que aportan menos valor.

La presión de Europa y la crisis económica, factores determinantes

Santander ha tenido que actuar por la presión del mercado que obliga a las compañías a reducir costes o bien a someterse a procesos de fusión con otros bancos. Las iniciativas regulatorias de Europa para evitar nuevos contagios en el sector financiero, la gestión de los activos tóxicos producto de la burbuja inmobiliaria y la profunda crisis de la economía española son las principales dificultades a las que se enfrentan este y otros bancos.

La salida de los trabajadores tendrá lugar mediante prejubilaciones con entre el 70% y el 80% del sueldo y con bajas incentivadas (52 días por año trabajado). Santander quiere evitar un expediente de regulación de empleo (ERE) y su intención es pactar las bajas y favorecer la movilización del personal, pero, según los sindicatos, esta operación ya es un ERE.

El banco reforzará la inversión digital para modernizar la red de cajeros y simplificar la banca virtual. Son los esfuerzos de esta compañía financiera de gran peso para adaptarse a los tiempos actuales. Las decisiones que se han tomado bajo la dirección de Ana Patricia Botín podrían también adelantar el camino que otros bancos de la competencia seguirán en un futuro próximo.

[Fuente: elmundo, eleconomista]

Sobre el autor de este artículo

Juan Carballo

Periodista de formación, curioso hasta la médula. Mi interés por la tecnología me viene de lejos, cuántas veces desconfiguré y arruiné aquel IBM de mi infancia buscando respuestas a la magia de la informática. Hoy sigo igual, pero esta vez mi objetivo es compartir esta pasión con vosotros y seguir aquí en la brecha.