Empresa

Ayudas e incentivos para autónomos y pymes que hagan contratos en prácticas

Ayudas e incentivos para autónomos y pymes que hagan contratos en prácticas

Si eres una pyme o autónomo y realizas contratos en prácticas, no pierdas ocasión de echar un vistazo y acogerte a los diferentes incentivos, ayudas y bonificaciones de la Seguridad Social.

Los contratos en prácticas son una modalidad que, si se realiza bajo condiciones justas y con la ética por delante, es fundamental para formar a estudiantes y recién licenciados y graduados, proporcionándoles la oportunidad de despegar en el mercado laboral y tener su primera experiencia en una compañía de su sector. De esta manera, la figura del becario debe facilitar la transición entre los estudios académicos y el empleo.

La contratación en prácticas cuenta en nuestro país con bonificaciones e incentivos especiales para las pymes o autónomos que los firmen. Una de las más relevantes atañe a los contratos de este tipo con empleados menores a los 20 años, que tienen una reducción de un 50% en la cuota que la pyme o autónomo debe bonara la Seguridad Social. En cambio, si el trabajador se hallaba ejecutando prácticas no laborales al concertar el contrato en prácticas, la bonificación es del 75% de la cuota.

Banco Santander lanza 5.000 becas para realizar prácticas en pymes

Contratar en prácticas a personas en situación de discapacidad amplía la edad de la bonificación del 50% o el 75% en la cuota. Si el grado de discapacidad del empleado es igual o superior al 33%, los contratos firmados con personas hasta 35 años también serán bonificados. 

Por otro lado, si los contratos en prácticas pasan a ser indefinidos, la pyme o autónomo podrá beneficiarse de una bonificación anual en las cuotas empresariales de 500 euros al año durante tres años si el contratado es un hombre, 700 en el caso de una mujer. 

Por otra parte, cabe destacar que la duración de las prácticas computa a efectos de antigüedad en la empresa, y que el salario de este tipo de contrato está fijado por el convenio colectivo para los trabajadores en prácticas. En ningún caso debe ser inferior al 60% durante el primer año, o al 75% durante el segundo año del sueldo estipulado en convenio para un trabajador que desempeñe el mismo puesto de empleo u otro equivalente.

Es posible establecer un período de prueba de esta clase de contratos, que no podrá ser superior a un mes para los empleados que tengan en su posesión un título de grado medio o certificado de profesionalidad de nivel uno o dos, o superior a los dos meses para los trabajadores con titulación superior o certificado de profesionalidad de nivel tres. La única excepción es que el convenio colectivo recoja otra clase de supuesto.

Vía | Cinco Días

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.