Empresa

Así son las nuevas oficinas de Google en Londres

Oficinas Google en Londres
Escrito por Juan Carballo

La nueva oficina de Google en Londres todavía no está terminada, pero los de Mountain View ya ha mostrado las innovadoras instalaciones de King Cross.

Si algo tienen en común los gigantes de Silicon Valley es su empeño por construir sedes futuristas, ecológicas, repletas de ideas innovadoras y espacios para dormir la siesta, hacer ejercicio, etc. Arquitectura, compañía tecnológica y California son, muchas veces, conceptos indivisibles. Tanto es así que nos referimos a Apple como “los de Cupertino”, a Microsoft como “los de Redmond” y así con otras empresas del sector.

Actualmente, Apple está en la última fase de la construcción de su nueva sede en Cupertino. Esta obra faraónica, conocida popularmente como “el OVNI entre manzanos”, cuenta con una presupuesto estratosférico que supera los 5.000 millones de dólares. La compañía pretende finalizar las obras a finales de este año y mudarse en el primer trimestre del 2017.

Construcción de la sede de Apple en Cupertino

Este es el estado actual de la futura sede “OVNI” de Apple en Silicon Valley.

La nueva sede de Apple será un alarde de innovación. Tim Cook y compañía no han escatimado en este edificio. Por ejemplo, se instalarán más de 3.000 paneles de cristal que, en conjunto, formarán el cristal curvo más largo del mundo, con más de 6 kilómetros de circunferencia. Detrás de este ambicioso proyecto está Norman Foster, uno de los arquitectos más reputados del panorama actual.

Ahora, Google UK está lista para mudarse a la nueva oficina de la compañía en Londres. Alrededor de 800 ingenieros se están desplazando a las nuevas instalaciones en la plaza Pancras de la capital inglesa. Solo 5 de los 11 pisos del edificio están terminados, pero Google ya ha permitido la entrada de algunos medios británicos como The Telegraph.

Artículo publicado en Computerhoy

Sobre el autor de este artículo

Juan Carballo

Periodista de formación, curioso hasta la médula. Mi interés por la tecnología me viene de lejos, cuántas veces desconfiguré y arruiné aquel IBM de mi infancia buscando respuestas a la magia de la informática. Hoy sigo igual, pero esta vez mi objetivo es compartir esta pasión con vosotros y seguir aquí en la brecha.