Empresa

Así son las DAO, empresas sin jefes ni empleados basadas en blockchain

DAO-empresas-sin.jefes-ni-empleados-basadas-en-blockchain
Escrito por Lara Olmo

En unos años podrías estar trabajando en una: son las DAO, empresas virtuales sin estructura alguna, basadas en código fuente abierto y que emplean blockchain.

Para muchos la tecnología blockchain todavía resulta enigmática y sin embargo no deja de transformar nuestra sociedad, aunque a veces sea de forma imperceptible. Desde las finanzas, al registro de información en las cadenas de suministros o la organización empresarial tal y como la conocemos hoy.

A día de hoy cuesta imaginar empresas sin jefes, empleados, accionistas ni estructura alguna, pero ya existen: se conocen como DAO (siglas en inglés de Organismo Autónomo Descentralizado) y se basan precisamente en la descentralización de las cadenas de bloques.

Estas empresas virtuales funcionan con el blockchain de Ethereum, una plataforma par crear contratos inteligentes que sirven para dar legitimidad a acuerdos legales, financieros y sociales de todo tipo (como haría un contrato convencional).

Así, basta tener algunas nociones de programación puede crear a partir de unas líneas de código nuestra propia empresa DAO, con las reglas de funcionamiento  y de gobierno que nosotros queramos.

¿En qué se diferencia una empresa DAO de una convencional?

Acabaríamos antes diciendo qué tienen en común, porque es muy poco. Una empresa DAO carece de personal alguno y tampoco tiene un consejo de administración ni accionistas. Lo más parecido a estos son los titulares de tokens (fichas o grupos de datos que representan un conjunto de información), que son quienes tienen derecho a votar las propuestas que afronta la organización.

Estas propuestas son proyectos y los profesionales encargados de sacarlos adelante, porque una DAO no tiene un cometido empresarial concreto.

Un candidato presenta su propuesta, los “accionistas” de tokens votan a favor o en contra, y si al final es elegido (para lo que se exige un mínimo del 20% de las fichas), se otorga un contrato de contribución para que desarrolle el proyecto.

Empleo para freelancer a cambio de bitcoins

A partir de ahí el nuevo miembro de la DAO tiene que cumplir con las condiciones de dicho contrato y entregar su proyecto en tiempo y forma, o de lo contrario los titulares de los token le retiran sus votos.

Las DAO son empresas inteligentes porque buscan es la máxima efectividad. Se organizan entorno a contratos inteligentes y el valor de los proyectos, y no en base a las personas o los cargos que sustentan; así crean el entorno perfecto para fomentar la innovación.

Al no haber roles, nadie es imprescindible. Quien no resulta productivo para la organización, se queda sin votos y es expulsado. Por eso la dinámica es mucho más ágil que en una empresa convencional.

Las DAO que existen hoy en día aún resultan muy primitivas, pero podrían ser el germen de algo mayor que conecte profesionales de todo el mundo. Quién sabe si el trabajo del futuro tendrá esta estructura, y en lugar de contratos fijos tengamos contratos de distribución.

Vía | Venture Beat

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.