Empresa

Así es el examen que tendrán que pasar 200.000 empleados de banca en España

examen-financiero-empleados-banco-santander
Escrito por Lara Olmo

La directiva europea MiFID II exige que los empleados de banca acrediten sus conocimientos en información y asesoría financiera. Así es el examen que las entidades les han preparado tras horas de formación interna.

Uno de los aspectos más relevantes de la directiva europea MiFID II es la relativa a la formación de los empleados que venden o informan sobre productos de inversión. Esta legislación, aprobada por el Parlamento Europeo, entrará en vigor en enero de 2018 y para entonces los trabajadores de banca tendrán que haber acreditado que cuentan con los conocimientos necesarios para desempeñar sus funciones.

Para ello, las entidades españolas llevan meses ofreciendo formación a sus empleados para prepararles para el examen que, de superar con éxito, les otorgará uno de estos dos certificados: en información en servicios financieros (CISF) o en asesoramiento en servicios financieros (CASF), en función del rol (informador o asesor).

Para preparar a sus empleados para la prueba, el Santander llegó a un acuerdo con IE Business School y el Financial Times, quienes han ofrecido instrucción a unos 11.000 empleados de los 20.000 que la entidad tiene en España. La primera convocatoria ya está abierta y se celebra en 22 universidades de toda España.

En total se calcula que serán evaluados cerca de 200.000 trabajadores del sector en nuestro país.

Requisitos y conocimientos para recibir el certificado

La acreditación será externa, de modo que servirá a los empleados para desempeñar su labor en cualquier otra entidad. En el caso de el Santander, este banco va a crear una unidad específica de evaluación y calificación de las pruebas, formada por tres directores generales.

La CNMV, organismo encargado de supervisar la formación de los empleados y de ejecutar la directiva MiFID II en España, está elaborando además su propia lista de certificadores.

Para certificar a los empleados no se tendrán en cuenta sólo los resultados de la prueba, sino también su formación universitaria y acreditaciones externas. Según un sondeo de la Comisión Europea, el 72% de los empleados tiene título universitario, el 14% bachillerato y 4% estudios primarios. Del 10% restante no se tienen datos.

Los empleados dedicados a informar tendrán que acreditar que conocen en profundidad las características y los riesgos de los productos financieros y que son conscientes de los costes para los clientes. Los trabaderos que asesoran tienen que saber cómo el producto puede no ser adecuado, los requisitos de idoneidad y principios de gestión de carteras.

Credibilidad relativa de una evaluación interna

Algunos han criticado que sean los propios bancos los que acrediten que sus empleados tienen los conocimientos necesarios y no auditores externos, porque no da garantías de que los errores del pasado (y que en buena medida provocaron la crisis) puedan volver a ocurrir.

La decisión de que las entidades avalúen internamente a sus plantillas la acordó la CNMV con las asociaciones de bancos, de las antiguas cajas, de las gestoras de fondos y de los asesores independientes.

Vía | Cinco Días

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.

  • Fernando Garcia Teijeiro

    Después de la cláusula suelo, gastos extras al hacer las escrituras de la hipoteca concedida que les correspondia pagar al banco, dar hipotecas por encima de las posibilidades de las personas ( las personas no entienden de todo y menos de ingeniería financiera, pero la maquinaria bancaria sabe demasiado) para después despojarlos de su bien más querido “su hogar”, forum filatelico, rescates bancarios, etc….con todo esto ya tienen el sobresaliente, que quieren hacer ahora?, un máster para sacar matrícula de honor?