Empresa

Así es cómo desestabilizarán los coches autónomos al sector inmobiliario

confianza-coche-sin-conductor

La llegada de los coches autónomos tendrá un impacto considerable en la economía y en numerosas industrias. Una de las industrias más afectadas por los coches autónomos será la inmobiliaria; te explicamos cómo y por qué se desestabilizará tanto este sector.

Cuando los coches autónomos comiencen a circular por las carreteras cambiará más que el tráfico y los hábitos de los ciudadanos. La llegada de los vehículos autónomos tendrá un impacto considerable sobre las diferentes industrias.

Tendemos a pensar primero en cómo afectarán los vehículos autónomos a las empresas de seguros. La posibilidad de quedarse sin funciones en un mundo donde el responsable de un accidente ya no es una persona, sino una máquina, y en el que empresas como Tesla empiezan a ofrecer a paquetes de seguros de por vida, concierne a las aseguradoras.

No obstante, como hemos indicado antes, las industria de las aseguradoras no es la única que debe mantenerse altera ante este cambio. La intrínseca relación entre el transporte y el sector inmobiliario podría convertir a este último en el mercado más afectado por la llegada de los coches autónomos.

Sin duda la conducción autónoma va a cambiar la forma en la que nos desplazamos. Llegar al trabajo será fácil y relajante, el tráfico se reducirá notablemente y aparcar no sera un quebradero de cabeza.

Los avances en los sistemas de transporte suelen ir acompañadas de subidas de precio de la propiedad inmobiliaria. Si una zona está bien comunicada, estará mejor valorada. Así, otro factor en juego a la hora de escoger una casa es la facilidad para aparcar. Muchos evitan ciertas zonas de la ciudad por la imposibilidad de encontrar un sitio para dejar el coche. Lo mismo ocurre con las zonas más concurridas: nadie quiere sentarse en un atasco todas las mañanas.

Por lo tanto, en los últimos años, cuando alguien busca un hogar la ubicación es uno de los primeros filtros. David Silver, experto en ingeniería de coches autónomos y profesor en Udacity Inc explicó a Bloomberg que la conducción autónoma podría eliminar estos filtros, desestabilizando todo el mercado inmobiliario.

Eso si, no tiene por qué ser un peligro: puede ser una oportunidad. Las empresas inmobiliarias ya están pensando en cómo podrían usar lugares que antes eran casi inaccesibles por carecer de conexiones de transporte adecuadas. Esto favorecería el desarrollo de zonas que estén en las afueras, tanto para fines logísticos como residenciales. Surgirían así nuevos barrios, enriquecidos por una mayor seguridad vial.

Cómo serán las carreteras y vehículos en la era del coche autónomo

A esto se le suma otro factor: la desaparición de muchos de los aparcamientos. Con la llegada de los coches autónomos las personas podrían compartir coches, reduciendo la flota; el vehículo no tendría que dejarse estacionado durante horas en la calle, podría aprovecharse recogiendo a otra persona. Así, los aparcamientos que existieran estarían mejor distribuidos ocupando menos espacio: no harían falta accesos para personas y los espacios podrían ser mucho más reducidos.

Los aparcamientos ocupan gran parte de las ciudades, y las empresas inmobiliarias ya ven en ellos una oportunidad de negocios, y un futuro hogar para los ciudadanos.

Eso si, esto no va a pasar de la noche a la mañana. Expertos indican que los coches autónomos no llegarán al mercado de consumidores hasta dentro de al menos 10 años. Aunque realmente una década no es tanto; si las estimaciones son correctas implicaría que los niños de hoy en día jamás tendrían que aprender a conducir.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!